buscar noticiasbuscar noticias

A la baja abigeato en Mazatlán, ahora ganaderos se enfrentan a la sequía

Las comunidades pegadas a la sierra, como son La Noria y San Marcos, padecían el robo de ganado, que se redujo al combatirse el delito y al disminuirse el hato de esa zona.

Mazatlán, Sin.- El enemigo a vencer por los ganaderos ya no es el abigeato, sino la escasez de agua y apoyos para la subsistencia de su actividad, manifestaron productores de Mazatlán, quienes enfocan sus esfuerzo en mantener el hato en pie.

Tiempo atrás ocupaba su atención el robo de ganado para su venta clandestina en el consumo humano, lo que motivó penas severas y la instalación de una agencia especializada en abigeato, que derivó en la baja de casos en la actualidad, señaló Antonio Lizárraga Rivera, Presidente de Unión de Queseros de El Quelite.

A la baja abigeato en Mazatlán, ahora ganaderos se enfrentan a la sequía

"Lo que es la cuestión de la ganadería está tranquilo, no se han reportado robo de ganado, ni nada, esperemos que todo siga así, ahorita lo que nos está afectando es la sequía, que no ha llovido, que no hay pastura, prácticamente ese es el problema real, que tenemos en la zona rural", resaltó.

Asimismo, indicó que el problema para los productores de carne y leche de diversos poblados de Mazatlán es el sostenimiento del hato durante la actual sequía, en la que no solo enfrenta la escasez de agua, sino de alimento y apoyos gubernamentales, pese a tratarse de una actividad primaria de la que depende el consumo alimentario de la población.

Ejemplificó que, con el costo para mantener una vaca en corral, que llega a consumir hasta 80 pesos diarios con buena alimentación, el problema radica en alimentar a todo el hato que se tiene en un rancho donde escasea el pasto natural y el agua.No