Sin interés los municipios de Sinaloa en evitar la quema de soca

Agro

Culiacán, Sin.- No se ve interés en los municipios por combatir la quema de soca pese al grave daño que provoca esta actividad en el medio ambiente, afirmó el Secretario de Desarrollo Sustentable, Carlos Gandarilla García.

Reconoció una incidencia alta de ésta práctica en nueve municipios, particularmente en alrededor de 40 puntos, los cuales detalló de la siguiente manera: El Fuerte (4), Ahome (5), Guasave (6), Angostura (2); Navolato (4),  Elota (2); Culiacán (15);  Mazatlán (1) y El Rosario (1).  

Adelantó que esta semana presentarán un modelo de reglamento a los municipios, para que ellos estén en posibilidades de actualizar los suyis y actuar como corresponde contra esta práctica nociva para el medio ambiente

"Nosotros vemos un desinterés de parte de la autoridad municipal en atender esta situación,  una falta quizás de capacidad técnica y física para poder estar haciendo la inspección y vigilancia, desgraciadamente se distraen los cuerpos de bomberos para atender este tipo de incendios cuando no es su función y por supuesto que vemos a los productores agrícolas, aún cuando puede ser que no sean los responsables directos en algunos casos, como es el caso de los pependores que realizan esta actividad, pero al final de cuentas son los dueños de la tierra y tienen que mostrar mayor interés", expuso.  

Resaltó que la quema de soca compromete la calidad del aire, al igual que la salud de quienes habitan los poblados o comunidades cercanas a los campos donde se realiza dicha practica ilegal. 

"Son dañinos a las vías respiratoria, entonces ahorita que estamos en una contingencia ambiental, sumarle este tipo de situaciones pues no beneficia absolutamente en nada, además es un daño patrimonial, es un daño económica, porque resulta que hay parcelas que todavía están levantada y de alguna manera se queman y afectan la producción completa", detalló.  

Insistió en la necesidad de que los municipios apliquen inspección, vigilancia y también sanciones para inhibir estas practicas que representan altos costos al medio ambiente y la salud humana.