México busca ganadería sustentable para evitar degradación de suelos

Agro

Ciudad de México.- Actualmente, alrededor de 109.8 millones de hectáreas del territorio nacional, 56 por ciento de la superficie, están dedicadas a la producción ganadera, por lo que es imperante convertirla en una actividad sustentable, de lo contrario sería la principal fuente de degradación de los suelos.

Del total de suelos dedicados a la ganadería en México, el 43 por ciento está degradado por sobrepastoreo, actividad que además es responsable del 10.3 por ciento de las emisiones de gases efecto invernadero en el territorio, refirió el Instituto de Ecología y Cambio Climático (INECC).

Si la ganadería y la agricultura no se llevan a cabo en forma sostenible se convertirán en una de las principales causas de degradación del suelo y de contaminación de los ríos, advirtió.

Por ello, el INECC organiza en colaboración con el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza (FMCN), talleres de preparación para el diseño del proyecto Conectando la Salud de las Cuencas con la producción ganadera (CONECTA).

El proyecto se basa en un movimiento ya existente de productores que implementan prácticas que aumentan la producción, a la vez que conservan la biodiversidad, secuestran carbono y mejoran la calidad del agua.

Impulsará además una red de contactos para vincular y fortalecer a otros actores a lo largo de la cadena de valor, como procesadores y compradores.

La implementación de un sistema de monitoreo comunitario sólido ayudará a rastrear la sostenibilidad a lo largo de la cadena alimentaria y a acceder a mercados responsables, indicó el INECC en una declaración.

El objetivo es alcanzar una propuesta en el marco del financiamiento del Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF, por sus siglas en inglés), que tiene como propósito impulsar sistemas de ganadería regenerativa y productos sostenibles, como el café, en cuencas vulnerables al cambio climático.

Estos sistemas son una herramienta importante para un manejo integrado del territorio a nivel de la cuenca hidrográfica, restaurar la conectividad ecológica, conservar los servicios ambientales como biodiversidad, calidad del agua y captura de carbono, aumentar la resiliencia al cambio climático e impulsar mejores prácticas de ganadería en los estados de Chihuahua, Jalisco, Veracruz y Chiapas.

Además, la ganadería regenerativa permitirá impulsar paisajes bioculturales en apoyo a las poblaciones más vulnerables.

Las intervenciones clave incluirán el desarrollo de capacidades y la integración de productores en cadenas de valor libres de deforestación con acceso a crédito para enfrentar los desafíos ambientales sistémicos.

El primer taller, que se llevó a cabo esta semana, tuvo el objetivo consolidar alianzas estratégicas para la implementación del proyecto CONECTA, por lo que se presentaron los primeros resultados sobre la ganadería en los cuatro estados involucrados en el plan.

También participan en el proyecto la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), así como la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), la Comisión Nacional de Agua (CONAGUA) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Para el desarrollo del proyecto se prevé la formación de un Comité de Diseño, integrado por un conjunto de instituciones dedicadas tanto a la ganadería como al manejo y conservación de recursos naturales y al desarrollo social para fortalecer un enfoque integral del territorio que redunde en el bienestar de las comunidades, el aumento en la resiliencia de los ecosistemas y en la reducción de vulnerabilidad ante los impactos del cambio climático.