buscar noticiasbuscar noticias

Comisión Federal de Electricidad niega que la falta de agua sea un inconveniente en la generación de electricidad

La paraestatal rechazó los pronósticos de Moody's, que la semana pasada previó que la perspectiva de sequías más frecuentes pone en riesgo el plan del Gobierno mexicano de generar electricidad con 14 hidroeléctricas de la CFE.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) negó este lunes que las sequías en el país afecten sus planes de generación de energía con centrales hidroeléctricas, como advirtió la agencia Moody's en un reporte.

«La estrategia del Gobierno mexicano está basada en la optimización de los recursos hídricos que ya existen en las presas, por lo tanto, las sequías venideras no impactarían en este propósito», reviró la CFE en un comunicado.

Comisión Federal de Electricidad niega que la falta de agua sea un inconveniente en la generación de electricidad

La CFE también señaló que la empresa ya anticipa las posibles fluctuaciones de las presas mexicanas, con base en datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) de México, aunque este organismo declaró el mes pasado a nivel nacional una «emergencia por sequía severa, extrema o excepcional».

La empresa eléctrica argumentó que establece programas de vaciado para brindar seguridad a la población mexicana y establecer llenados seguros hasta el final de las temporadas de lluvias, «por lo que las estimaciones de Moody's no tienen sustento».

«Incluso con la variabilidad anual de los grandes embalses de México la manera en que se manejan los recursos hidroeléctricos permite establecer esquemas de generación varios años consecutivos», aseguró la CFE.

En México, la energía hidroeléctrica representa el 15 % del total de generación de electricidad, según datos de la Secretaría de Energía (Sener) del Gobierno de México.

La eléctrica estatal afirmó que la misma estrategia de aprovechamiento de embalses para producir «más energía con la misma cantidad de agua» se realiza en la modernización de 14 plantas hidroeléctricas, para las que el Gobierno mexicano destina una inversión de más de mil millones de dólares.

Desde 2019, la política energética del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador beneficia el despacho de las hidroeléctricas estatales y relega energía de fuentes renovables privadas.

Con ello, pretende aumentar la energía limpia dentro de su matriz energética al 35 % para 2024, en coordinación con las metas establecidas por sus propias leyes y reconocidas frente a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

La CFE añadió que la generación de electricidad responde a la planeación del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) «para mantener la estabilidad y continuidad» del sistema eléctrico mexicano.

También sostuvo que las sequías son un fenómeno que se «presenta con regularidad en el país» y que «las presas de la CFE se encuentran en niveles de almacenamiento adecuados de acuerdo al seguimiento diario que realiza la CFE y Conagua».