Acusan de negar servicio de ambulancia municipal a mujer indígena

Sinaloa

Los Mochis, Sin.- Vecinos del ejido La Florida acusaron a las autoridades del Ayuntamiento de Ahome, particularmente a quienes operan las ambulancias, de negar el servicio a una mujer indígena de la mencionada comunidad, que padece cáncer de mama, en etapa terminal y que aunado a ello, pertenece a una familia de escasos recursos.

De acuerdo a lo relatado por Francisco José Soto Urías, amigo de la mujer enferma, quien además es la fiestera mayor del ejido, solicitaron el apoyo del Municipio, a través del 911 y, también de los encargados de la sindicatura de Ahome, para trasladar a la señora Rosa Irene Valdez de 53 años al Hospital General de Los Mochis, esto el pasado domingo; sin embargo, la respuesta fue negativa.

"Entonces se le habló para que la trasladaran y dijeron que no podían porque era (la ambulancia) para apoyar a la Cruz Roja en cualquier accidente. Necesitaba la comodidad, la señora porque no se podía ni sentar, entonces lo que hicimos nosotros fue que en mi camioneta me la llevé yo", platicó.

En respuesta a esto, el director de Salud Municipal de Ahome, Francisco Manuel Espinoza Valverde, declaró que el servicio de traslado programado no puede ser brindado por las ambulancias, pues si se entra en esta dinámica no se darían abasto y descuidarían los verdaderos servicios de urgencias médicas.

"La intención de estas ambulancias es atender emergencias que se puedan dar, pero no dar servicios programados porque sino no tuviéramos ambulancias para atender las emergencias. Efectivamente, esa es la cosa, no vamos a descuidar una emergencia, por un traslado programado", respondió.

El funcionario mencionó que como el caso de la señora Rosa Irene, hay muchísimos más en el municipio; sin embargo, cuando se pensó en dotar a las sindicaturas de este servicio de ambulancia, se hizo considerando que serían sólo para la atención de urgencias médicas y traumatológicas y no para traslados programados.

Agregó que no se trata de una mala acción de parte de la autoridad, sino de un acto de respeto a la esencia del programa.