buscar noticiasbuscar noticias

Desmienten que trabajos en el Cerro de la Memoria destruyan flora y fauna

Autoridades municipales y estatales salieron a refutar que es para evitar inundaciones en las colonias situadas en las faldas del cerro.

Desmienten que trabajos en el Cerro de la Memoria destruyan flora y fauna

Ante la queja de ambientalistas, de colegios de ingenieros y arquitectos de Los Mochis con relación a que las obras en el Cerro de la Memoria de Los Mochis destruyen la flora y la fauna local, autoridades municipales y estatales respondieron que no es así.

El Secretario de Obras Públicas, Urbanismo y Ecología del Ayuntamiento, Jaime Romero Barrera, precisó que, básicamente, la obra consiste en generar un mejor desfogue de las aguas que bajan del cerro, para que no taponeen los sistemas de las colonias que se encuentran a sus faldas, principalmente, la colonia Magisterial.

«En las próximas lluvias van a ver que no habrá azolve, va a haber una mejor condición de vida de los colonos. Siempre va a haber gente que se oponga a los proyectos, vamos a dar el beneficio de que conozcan el proyecto, ya que lo estudien, espero que cambien de opinión», señaló.

En ese sentido, el funcionario precisó que dentro del mismo proyecto, se contempla la arborización y sustitución de la flora afectada con los trabajos.

Podría interesarte:

Responden autoridades sobre presunto ecocidio

Por su parte, Manuel de Jesús Pellegrini Cervantes, representante del gobierno estatal, indicó que las aguas serán enviadas a dos sistemas de desagüe, a decir, el dren Mochicahui y el Juárez, con lo que se garantiza que las colonias de la zona no se inunden más cuando se presenten precipitaciones fuertes.

imagen-cuerpo

Cabe destacar que la obra denominada «Desincorporación y desalojo de las aguas pluviales del Cerro de la Memoria de la cuenca hidráulica de la colonia Magisterial», será llevada en dos etapas, en donde cada una tendrá una duración de, aproximadamente, tres meses.

La inversión que se tiene de manera general es de 28 millones de pesos, en donde la primera etapa requirió el destino de 14 millones de pesos, dinero totalmente del gobierno del estado de Sinaloa.