buscar noticiasbuscar noticias

Homicida de Fabiola Vianey queda en prisión preventiva

>Discutieron previo a su muerte; la víctima murió por asfixia, pero tenía 18 lesiones previas a su fallecimiento y 9 fueron puñaladas.

El presunto feminicida de Fabiola Vianey «L», Luis Carlos «S», quedó en prisión preventiva oficiosa luego de que el juez determinó que fueron suficientes los datos de prueba aportados por el Ministerio Público de la Fiscalía del Estado de Sinaloa.

Luego de más de 6 horas de audiencia celebrada en la sala A de la Sede Regional de Justicia y Oral zona norte, el juez de control lo vinculó a proceso penal por el delito de feminicidio, delito vinculado a la desaparición de personas cometida con el fin de ocultar la comisión de un delito.

Homicida de Fabiola Vianey queda en prisión preventiva

Además, el juez de la causa penal 276/2022 concedió a ambas partes un plazo de 3 meses para el cierre de investigación complementaria por lo que será el próximo 20 de septiembre cuando se le dé continuidad al caso.

Durante el desarrollo de la audiencia, el Ministerio Público, como representación social de la Fiscalía de Sinaloa, formuló la imputación a proceso y la justificó con los datos de prueba recabados por la Policía de Investigación, ahí se detalló que al menos se cuenta con 11 datos de prueba entre dictamen de la necropsia, pruebas periciales, entrevistas.

imagen-cuerpo

En el desarrollo de la audiencia se relató la cronología de los hechos. Ahí, se dijo que la víctima le debía al presunto feminicida la cantidad de entre 40 y 45 mil pesos ya que él le había prestado una tarjeta de una tienda departamental; sin embargo, el ahora imputado, en su declaración ministerial dijo que desde el 11 de enero Fabiola Vianey no le abonaba, por lo que él le cobró; posteriormente, el pasado viernes 17 de junio del 2022, se pusieron de acuerdo y quedaron de verse a las 16:30 horas justo en el lugar donde ella dejó a su hijo en la escuela de Karate, en el cruce del bulevar Río Fuerte y la calle Francisco I. Madero.

Una vez ahí, ella abordó el vehículo del presunto feminicida, un vehículo marca KIA azul, modelo 2019, y al parecer tomaron camino hacia una tienda departamental; sin embargo, en el trayecto, aparentemente ella le dijo que llegaría a otra tienda a retirar dinero ubicada en Independencia y Guillermo Prieto, pero estando ahí, él le dijo que fueran a su casa ubicada en el callejón Juan de la Barrera, entre Constitución y Niños Héroes, ya que estaba enfermo del estómago, tenía diarrea, por lo que tenía urgencia de ir al baño y por ello se trasladaron a ese lugar. Ya en el lugar, se generó la discusión que terminó en el forcejeo, él asegura que Fabiola Vianey lo cacheteó y él le respondió con un golpe con el puño en el cuello, lo que provocó que cayera contra una mesa de centro con la cual se golpeó; posteriormente, él la arrastró y la ocultó debajo de su recamara, después limpió la escena del crimen y lavó su ropa.

Sin embargo, debido a que él vive solo en la parte inferior del inmueble, momentos más tarde arribó al lugar su papá, quien lo observó alterado y vio algunas manchas de sangre; él le dijo que se había metido una persona extraña con la que forcejeó y lo hirió, por lo que entre ambos terminaron de limpiar la sangre para evitar que la madre de este se preocupara. Todo esto sin que el papá supiera que se trataba de la sangre de Fabiola Vianey.

Pasaron las horas y, durante la noche de ese viernes, el presunto feminicida convivió con su familia a la hora de la cena y a la hora de dormir, Luis Carlos «S» decidió acostarse en la sala, debido a que el cuerpo de la víctima estaba debajo de su cama, en su cuarto.

Fue hasta la mañana del sábado a las 10:30 horas, que elementos de la Policía de Investigación llegaron a su casa buscándolo debido a que las cámaras de un negocio tenían imágenes que demostraban que él era la última persona que tuvo contacto con Fabiola Vianey, por lo que él los acompañó de manera voluntaria a las oficinas de la Fiscalía para rendir su declaración, en donde estuvo por 3 horas. Después, regresó a su casa y una hora más tarde los investigadores regresaron por él pues les hacía falta tomarle unas muestras biológicas como parte de las mismas diligencias.

Durante las dos ocasiones, Luis Carlos «S» mantuvo la postura de que no sabía del paradero de Fabiola Vianey, pero que les aportaría toda la información que tenía para ayudar. No obstante, fue cuando regresó de esa segunda visita a la Fiscalía, cuando llegó a su casa y fue abordado por su madre, quien vivía en la segunda planta y lo cuestionó sobre el por qué lo estaban investigando; él, comenzó a llorar y le confesó a su madre que había sido un accidente al mismo tiempo que la señora se percató que en la planta baja se percibían olores fétidos, por lo que sin comprobar lo que había en la recámara, le dijo a su hijo que debía entregarse.

imagen-cuerpo

Poco antes de las 17:00 horas, Luis Carlos «S» regresó a la Fiscalía y, en esa tercera vez, reconoció que Fabiola Vianey estaba sin vida en su casa y alegó que había muerto de forma accidental, postura que mantiene hasta el momento, aunque las pruebas periciales y el dictamen de la necropsia arrojan que la joven tenía 18 lesiones y 9 de ellas son heridas de arma blanca, todas en el rostro y realizadas pre mortem; sin embargo, la causa de la muerte fue por asfixia por obstrucción de las vías respiratorias por fractura de hueso hioides, edema y hemorragia de laringe y tráquea secundario de traumatismo a nivel de cuello, producido por un mecanismo contuso.

Por lo anterior, fue vinculado a proceso por el delito de feminicidio, delito vinculado a la desaparición de personas cometida con el fin de ocultar la comisión de un delito.

Cabe mencionar que el Ministerio Público argumentó el delito en función debido a que Luis Carlos «S» le provocó lesiones que degradaban a la víctima, es decir que la humillaba, al causarle heridas en el rostro, por lo cual se tomó en cuenta las hipótesis bajo la razón de género y que la víctima estaba indefensa al momento de ser asesinada.