buscar noticiasbuscar noticias

Reviven el clásico Azucareros-Diablos Azules

Con éxito se celebra el juego del recuerdo en el Navarro Escoto.

Los Mochis, Sin.- En completa camaradería, este sábado se llevó a cabo con mucho éxito el juego del recuerdo entre los Azucareros de Los Mochis y Diablos Azules de Guasave, que revivió la pasión de aquellos duelazos de la temporada de 1985-96 de la Liga Promocional de Tercera División Profesional en la Zona Pacífico Norte.

Los jugadores, que hace 35 años libraron los épicos encuentros de la mencionada campaña, volvieron a verse las caras en el súper remozado estadio Dr. Juan Navarro Escoto, el mudo testigo de incontables anécdotas e historias que fueron recordadas para darle un sabor especial a la jornada sabatina que inició con una misa a las nueve de la mañana, continuó con dos encuentros, un intervalo para celebrar un breve acto protocolario, y finalizó con un convivio.

Reviven el clásico Azucareros-Diablos Azules

"Se cumplió el objetivo", declaró Julio César "Zorry" Armenta, el principal organizador del evento, quien fue respaldado en la logística por el Instituto Municipal del Deporte de Ahome (IMDA).

"Todo salió a pedir de boca, dos buenos partidos en una cancha en excelentes condiciones, con un clima muy agradable, pero mejor la convivencia de los jugadores y personalidades que nos acompañaron para recordar aquella dorada época de la Tercera División Profesional con nuestros Azucareros".

imagen-cuerpo

LA CEREMONIA

Entre ambos encuentros se llevó a cabo un breve acto con la asistencia del Director General del IMDA, Felipe Juárez Soto; de Roberto Pérez Jacobo, quien fue uno de los principales impulsores de los Azucareros en la Tercera División; Julio César Armenta, el primer director técnico del equipo verde, y personajes de los Diablos Azules como José Juan González, Javier Camila Roel y Teodoro Ramírez Jacobo.

"A nombre de nuestro presidente municipal (Manuel Guillermo Chapman) y del mío propio, agradecemos que se hagan este tipo de eventos porque ustedes, con su esfuerzo y actitud en la cancha, le dan un gran ejemplo a sus hijos, a sus nietos y la juventud en general", señaló Felipe Juárez en su intervención.

"El estadio donde estamos en estos momentos es y siempre será de todos ustedes, de los futbolistas. Se ha trabajado mucho en los espacios deportivos del municipio, y vamos a seguir así en el tiempo que nos queda de la administración", agregó.

Por su parte, Roberto Pérez Jacobo recordó el nacimiento de la franquicia de los Azucareros.

"Me siento sumamente motivado por encontrarme a amigos con los que conocimos hace más de 35 años, en esa época en que hicimos contacto con la Tercera División Profesional para invitarnos a participar, y así fue, cómo en el año de 1985, dio inicio la zona Noroeste que abarcaba desde Mazatlán hasta Ensenada", recordó Pérez Jacobo.

"Fue una tarea difícil porque no teníamos estadio, y este (Navarro Escoto) lo adecuamos medianamente para tener un lugar digno para participar en esa competencia, y afortunadamente siempre estuvimos en los primeros lugares. Hoy veo esa unión entre ustedes, y les pido que sigan así porque (la unión) es la antítesis de la delincuencia que, por desgracia, la tenemos tan arraigada, es por eso que tenemos que fomentar el deporte en nuestras familias y en nuestro medio ambiente para bien de nuestra sociedad".

LOS ENCUENTROS

En lo que respecta a la actividad, Azucareros tuvo una buena cosecha de un triunfo y un empate.

La victoria fue en el primer duelo correspondiente a los jugadores de la temporada 1985-86 por cuatro goles contra tres, concretando por los endulzados Luis "Chuletas" Orozco (2), Carlos Rodríguez y Carlos Ibarra, mientras que los Diablos Azules se hicieron presente en el marcador Rubén Quintero, José Saracho y Arturo Gaxiola.

El segundo choque, entre jugadores de la temporada 1987 y posteriores, concluyó con empate a dos tantos. Por Azucareros anotaron Enrique "Kiki" Méndez y Dumit Hallal, y por los luciferes Javier "Gigio" Pardini, quien logró los dos goles por la vía del penal.

imagen-cuerpo