Voto duro: los partidos hacen cuentas

Al cumplirse los primeros diez días efectivos de campaña, José Antonio Meade y Ricardo Anaya, pelean palmo a palmo por el segundo lugar de las encuestas de preferencias electorales, para estar en condiciones, se dice, de lanzarse con todo sobre el puntero indiscutible, Andrés Manuel López Obrador.

Algunos analistas consideran que los candidatos de la coalición Todos por México y Por México al frente se han tardado en atacar al líder, quien sigue nadando de muertito, buscando llegar al final de la contienda sin hacer olas para no cometer errores.

Sin embargo, los resultados de las encuestas más recientes, entre ellas las publicadas por SDP Noticias, El Financiero, 24 Horas y El Heraldo de México, coinciden en que Meade ya desplazó a Ricardo Anaya, lo que supone que, si esa tendencia se mantiene en las próximas dos semanas, el candidato del PRI podría llegar al  primer debate presidencial, el 22 de abril, posicionado en el segundo lugar, logrando así el primer objetivo de su campaña. 

Pero más allá del efecto psicológico de las encuestas, como lo  hemos reiterado aquí, la terca realidad ha demostrado que dichos instrumentos no son muy certeros si se trata de predecir resultados electorales, por lo que resulta mucho más útil que los partidos y candidatos inviertan su tiempo y recursos en la organización de la estructura territorial que movilizará a los simpatizantes el día de la elección.

En ese terreno, la coalición que encabeza el PRI lleva la ventaja, porque los operadores electorales del partido tricolor están organizados en todo el territorio nacional y no sólo en algunos estados, como ocurre con Morena o el PAN.

Se dice que el voto duro de los partidos ha venido a menos, como consecuencia del desgaste de los mecanismos de control político y la reducción de los padrones de militantes.

Aún así, no es nada despreciable la base electoral en la que se apoya la coalición que encabeza el PRI, la cual ronda en los 7 millones de votos, ya sumados los del Partido Verde y del Panal.

Con ese mismo criterio, si consideramos el padrón de militantes de la coalición Por México al Frente (PAN-PRD-Movimiento Ciudadano), según datos del INE, la base de los tres partidos es de poco más de 3 millones de votos, es decir, menos del 50 por ciento del voto duro del PRI y sus aliados.

El peor escenario lo tiene Morena en la coalición con el Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES) porque apenas rebasan un millón de militantes, lo que no es suficiente ni para atender las necesidades de logística el día de la elección.

El reto del candidato de Morena no sólo es no bajar de la votación obtenida en la elección anterior, sino mantener el creimiento de casi el 8 por ciento que tuvo con relación a su primer intento, con lo que podría asegurar el triunfo.

Meade, por su parte, se ha planteado como meta superar la cifra de 19 millones de votos con la que ganó Enrique Peña Nieto en 2012, los priistas aseguran que el exsecretario de Hacienda rebasará los 20 millones, con lo que estaría en condiciones de lograr la victoria.

El que parece que la tiene más difícil es Ricardo Anaya, porque tendría que lograr un incremento superior al 35 por ciento de los votos obtenidos por la candidata panista, Josefina Vázquez Mota, quien terminó en el tercer lugar de la contienda presidencial anterior.

GRAFITI

Lo dicho, la mayor debilidad de Morena está en la falta de prospectos políticos locales.

A diferencia de la combativa fórmula para el Senado, integrada por Rubén Rocha e Imelda Castro, la gran mayoría de los candidatos a diputados locales y a presidentes municipales de Morena no son conocidos por su trabajo social o político y algunos de plano no se sabe ni de dónde los sacaron.

No en vano fueron evidentes los aprietos que pasó la dirigencia estatal de ese partido que preside Raul Elenes, para integrar los expedientes que exige el registro de las candidaturas, lo cual finalmente logró de última hora.

Aún así, la dirigencia de Morena está confiada en que la ola lopezobradorista llevará de la mano a la caballada flaca local directamente a la victoria...  ¿Será?

Twitter: @victortorres_mx