Rencor

JJ Garrido, escritor y editor panameño, nos habla del “rencor” en “info@psicologiaenaccion.com”.

El rencor es un sentimiento natural en el ser humano. Muchas veces se nos hace imposible dejar sentir rabia o molestia por alguna situación que nos ha pasado. 

Lo cierto es que está en nosotros el seguir con ese sentimiento cada vez que recordamos el evento o dejarlo ir. 

Debemos tener presente que cada sentimiento negativo que nos agobia sin razón se convierte en una fuente de estrés constante que no sabemos por dónde reventará al final.

Es decir, este rencor que sentimos genera en nosotros un sin fin de sentimientos y molestias que se transforman en molestias físicas. 

Ejemplo, un problema con un familiar –que no hemos podido resolver– y cada vez que pensamos en eso nos da tanta rabia que nos dan ganas de vomitar o nos da dolor de cabeza, incluso nos sube la presión.

Hay que pensar entonces, ¿Quién se está enfermando? El familiar o nosotros?

No digo que sea fácil, pero recuerda que debes quererte más que a nadie y con estos rencores en tu vida solo lograras enfermarte.

Trata de eliminar ese sentimiento y libérate de él. Ten en cuenta que nadie es perfecto y que aquella persona que te ha hecho algo seguramente tuvo sus razones que nunca sabrás ni entenderás y la cual seguramente estará feliz de la vida mientras tú pierdes neuronas que te harán falta para la vejez.

Además, hay que ser sinceros, ¿Qué ganas teniendo estos sentimientos de rencor? Solo amargarte tú y a los que te rodean.

Trata de vivir feliz y vivir a tu forma y estilo. Sé original y deja el pasado atrás. Libérate de todo lo que genere sentimientos negativos. 

Ya verás cómo poco a poco comienzas a ver las cosas de manera distinta y la vida comienza a verte distinto a ti. 

(Hasta aquí JJ Garrido).

Comentario de JPR:

Para ser un sentimiento que JJ Garrido nos presenta aquí como negativo y relativamente fácil de abandonar, tanto su descripción como su solución nos parecen definitivamente simplistas y superficiales.

Parecen recomendaciones reducidas al grado que resultan francamente inoperantes, diciendo: “¿Qué ganas teniendo estos sentimientos de rencor? [...] Trata de vivir feliz y vivir a tu forma y estilo. Sé original y deja el pasado atrás”. Por favor…

Mire usted, el rencor debe verse simplemente como un sentimiento agresivo, resultante de un proceso del pensamiento que coloca al origen de mi malestar en las acciones de otra persona en mi contra. Tal sentimiento durará más en la medida que el odio también dure, el que depende de mi historia personal desde la infancia, en función de la asociación inconsciente que define mi experiencia de vida.

Por tanto, no se puede “dejar el pasado atrás”, como dice Garrido.

Francamente la aparente bondad del autor en este artículo empobrece la práctica psicológica que debería tener.

Lo sentimos mucho, pero no podemos hacernos cómplices de visiones que pretenden ser psicológicas, cuando aparentemente no pasan de parecer “buenos consejos” de cuates de cantina.

Por tanto aquí el pan es pan, el vino es vino y el rencor es rencor.

Piénsele bien y seguiremos platicando.

WhatsApp: 6688568565

jperezrobles@gmail.com