Quirino… con tiempo para la risa

Es imposible negarlo. La actividad política puede causar diversos efectos en el ánimo del ciudadano común y corriente. 

Puede ser coraje, indignación, frustración, desilusión, alegría, tristeza y, aunque usted no lo crea, hasta risa.

Es evidente que todos los sentimientos negativos se generan en el ánimo de las personas cuando el político resulta ser un fracaso en materia de resultados o un ladrón en materia del manejo de los recursos públicos.

La alegría se genera en la gente que resulta ser familia cercana o amigos incondicionales del político encumbrado del momento. ¿Y la risa?... ¿En qué momento aparece la carcajada?

¿Existe acaso cabida para una buena risotada dentro del ambiente que envuelve a nuestra gloriosa casta política? Es pregunta.

Y mi respuesta: Es evidente que sí. En mi caso particular, debo aceptar que en el transcurso de esta semana que acaba de terminar me he divertido, al grado de soltar una carcajada con tintes de ironía, sarcasmo y asombro con algunas posturas asumidas por quienes debieran ser considerados los enterados del tema político.

Y es que la hilaridad no puede permanecer oculta frente a la forma tan divertida en que columnistas, reporteros, analistas y hasta los comentaristas del mundo político que han hecho de las redes sociales su medio de comunicación favorito, hemos manejado los presuntos nombres de los hombres y mujeres que integrarán el gabinete de Quirino Ordaz Coppel, el gobernador electo de Sinaloa.

En este manejo evidentemente desinformado y basado más que nada en la especulación, los nombres fueron y vinieron robando tiempo aire en los noticieros de radio y televisión, y acaparando espacios en las páginas editoriales y los portales de Internet.

Y fue de risa la forma en que algunos de los grandes conocedores del tema, ávidos de mostrarse enterados ante sus seguidores, nos ofrecieron no solo ternas, sino hasta quintetos de posibles personajes a ocupar determinado cargo público.

“Así no le fallamos”, habrían pensado los editores y jefes de información de los diarios aludidos, y ello señores sí que es de risa.

Pero, sin duda que la risa mayor debió descansar en el ánimo del gobernador electo, el único que en realidad tenía elementos en la mano para decir con toda certeza lo equivocados que quizás estuvimos los especuladores.

Sin embargo, la larga espera a que el gobernador mazatleco sometió a la impaciente clase política de Sinaloa respecto a la conformación de su gabinete de gobierno no solo sirvió para mantenerlo divertido, sino que en el mismo tenor a Quirino le sirvió para conocer por anticipado, por un lado las mezquindades que se esconden tras cada personaje con poder mediático y, por otro, los chantajes a que pretenden someterlo camarillas y liderazgos políticos, económicos y sociales del estado, en aras de seguir siendo privilegiados por las esferas del poder público.

Lo dicho, a Quirino Ordaz le sirvió sin duda alguna el haber mantenido hasta las últimas fechas permitidas la integración de su gabinete para varias cosas y la más importante es tener un mejor conocimiento de “la perrada” que en todo momento estará al acecho para sacarle raja a su investidura de gobernador.

Y es que el destacado empresario mazatleco, al prolongar el tiempo de espera para mostrar el producto de su parto político, descansó, se divirtió, aprendió y se preparó a conciencia para encarar precisamente a los demonios que a cada momento le saldrán al paso en la que será la tarea más difícil de su vida.


EL SÍNDROME DEL PERRO… ¿ A QUIÉN Y POR QUÉ LADRAMOS?

En Sinaloa, el síndrome del perro de rancho se hace presente (cuando ladra un perro, todos hacen lo mismo, sin saber a ciencia cierta a quien o porqué de los ladridos).

El interesante fenómeno canino es hoy asumido por algunos grupos sociales y se deja sentir de manera más cruda y específica en las redes sociales, concretamente en el famoso y tan de moda Faceboock.

Es ahí, en ese espacio de opinión, en donde podemos ver como una figura privada puede convertirse de la noche a la mañana para bien o para mal, en pública.

Es ahí también, en las redes sociales, donde permea la descarga de viejos odios y rencores anidados entre pecho y espalda de un pueblo cansado de actos de corrupción y desaseos políticos, y que busca ya, no quién se la hizo, sino quién le pagará los agravios recibidos.

Los diputados de Sinaloa están siendo atacados no solo por la prensa local, sino también, y de manera despiadada, por personajes diversos surgidos desde las entrañas de las redes sociales.

El pecado de los legisladores locales consiste en haber aprobado una reforma de ley que viene a incrementar el cobro del Impuesto Sobre Nómina.

Bastó que alguien dijera que la medida le pegaría en el corazón a la economía de Sinaloa para que propios y extraños nos lanzáramos a la yugular de los diputados, acusándolos de ser la peor escoria del mundo, pero en el mayor de los casos sin saber a ciencia cierta si los efectos del incremento del impuesto a la nómina serán tan catastróficos como los pintan algunos o si, por el contrario, vendrá a alivianar la operatividad de las actividades del gobierno estatal.

En ese entendido, debemos advertir que desde las redes surgieron voces irresponsables y deseosas de ser vistos como paladines de la justicia social, atacando de manera feroz a los diputados y, aún más, exhortando a la ciudadanía en general a tomar las instalaciones del palacio legislativo.

Para fortuna de la gobernabilidad de Sinaloa, la población ignoró la irresponsable convocatoria, dejando con un palmo de narices a los provocadores del desorden y la anarquía.


HERIBERTO GALINDO… UN INVENTARIO DESAPROVECHADO

El Lic. Heriberto Manuel Galindo Quiñónes es un activo político de muy alta valía que tenemos en Sinaloa, pero, a decir verdad, no le hemos sacado el provecho que debiera.

Lo antes expuesto lo escribo yo, pero lo dicen cientos de personas que conocen la personalidad y trayectoria política de Galindo Quiñónes.

En verdad que sería una pena que el nuevo gobernador de Sinaloa no echara mano de un político del nivel y estatura que  se le reconoce al oriundo de Guamúchil, ya que es indudable que le sería de enorme utilidad, no solo por su oficio de altos vuelos que lo caracteriza, sino por su capacidad para gestionar, debatir y abrir puertas en el sector público nacional.

Las relaciones públicas de Heriberto van más allá de nuestro país y se extienden a otras latitudes del mundo en donde ha cultivado amistades y relaciones políticas y diplomáticas, lo que hace obligado para cualquier político, y máxime para un gobernador, mantenerlo muy cerca de su entorno.

Insisto, sería una lástima saber que Quirino Ordaz Coppel desaproveche la oportunidad de rodearse de hombres de la talla de Heriberto Galindo, hoy por hoy, uno de los políticos más completos y destacados que ha parido Sinaloa.

Sabemos que el líder del grupo “Chilorio Power” no se interesa en ninguna cartera dentro del gabinete de Quirino Ordaz; sin embargo, ello no es obstáculo para que el nuevo mandatario de Sinaloa no trate de mantenerlo dentro de su círculo político cercano para efectos de buscar su consejo, experiencia y su asesoría tan necesarias para quien, según sabemos, trae las intenciones de llevar su barco político hacia buen puerto… Pendientes.