PRI: Estrategia mañosa

Es evidente. El ambiente político que se vive en México es incierto y muy poco predecible. Hoy en día, la especulación se ha adueñado de las verdades y las mentiras para convertirlas en mitos. 

Mientras tanto, los actores principales investidos en líderes de los partidos políticos, de las instituciones electorales y los distintos entes de gobierno juegan el rol que mejor se apega a sus conveniencias.

Y en ese juego de intereses podemos observar sugerencias y propuestas increíbles que van desde la decisión de los propios dirigentes de los partidos políticos de renunciar al cien por ciento del financiamiento que les corresponde recibir para el ejercicio de sus labores partidistas hacia el año 2018, hasta la eliminación de los cargos de representación proporcional, mejor conocidas como “pluris”.

Pero ante esta serie de hechos inéditos que están ocurriendo en el entorno político nacional, la sociedad cada día más interesada y participativa juega hoy también un papel preponderante en este apasionante mundo de la política.

Y es que la gente ha dejado de creer en las palabras y falsas posturas de sus representantes populares. Saben los ciudadanos mexicanos que cada palabra y cada gesto o gesticulación que observa en un político lleva implícito un interés personal oculto.

En otras palabras, ya no es tan fácil engañar al pueblo, y quien sigue en ese rol de persona burlada, es porque sus propios intereses lo llevan a jugar ese rol de la víctima abusada por el poderoso.

Por ello es que el espectacular anuncio, con carácter de iniciativa de reforma constitucional, lanzado a los cuatro vientos por el líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, en el sentido de estar dispuestos a renunciar al cien por ciento del financiamiento público es considerado sólo una postura mediática enmascarada de demagogia.

Aseguran los que saben del asunto, que esa “altruista” y bondadosa propuesta en las proporciones que lo plantea el PRI no transitará por las curules del Congreso de la Unión cuando deba debatirse para su aprobación.

Lo antes expuesto tiene su explicación en la gran posibilidad de que la mayoría de los partidos considerados electoralmente chicos, no estarán de acuerdo en que, por justa que parezca dicha iniciativa,  sea aprobada y de tajo los deje en “los puros cueros”… Es decir, sin un peso en sus alforjas.

Y es que los dirigentes de “la chiquillada” saben que tanto el PAN como el propio PRI, en un momento dado, pudieran enfrentar el reto de renunciar al financiamiento público, sabedores que podrían contar con aportaciones emergentes de la iniciativa privada en donde pululan importantes personajes dispuestos a aportar a sus proyectos políticos, lo mismo que con el apoyo que les brindarían las estructuras de gobierno con que cuentan en los estados.

Por ello y otras razones, es que el PRI y el PAN han entrado en un debate mediático disputándose incluso la primicia de la propuesta, lo que nos hace entender que ambos institutos por lo menos en las apariencias avalan la posibilidad de renunciar a recibir financiamiento público para el ejercicio del 2018.

LAS CARTAS DEL PRI POR SINALOA

Pero mientras en el escenario nacional se presenta el debate del destino final que se dará a los presupuestos partidistas, aquí en Sinaloa el telón político empieza a correr, dejando al descubierto ya los rostros de quienes darán vida a la contienda electoral.

Es evidente que en nuestro estado los prospectos políticos que ya asoman hacia el 2018 corresponden al PRI, lo que nos habla de que la calentura empieza a subir de tono en ese instituto.

En tal caso, la incertidumbre inicia ante la pregunta que salta a la vista de propios y extraños respecto a la postura que asumirá, o en los lineamientos que marcará el Gobernador Quirino Ordaz Coppel, para los diputados locales, alcaldes y secretarios de su gabinete, que aspiran a brincar hacia una nueva posición, o permanecer en la que ya ostentan.

Hoy, aquella frase muy conocida por viejos líderes y gobernantes del partido tricolor en el sentido de que “el que se mueve no sale en la foto”, con Quirino Ordaz pudiera sufrir una severa regresión y cobrar vigencia.

El actual Gobernador de Sinaloa es poco proclive a las presiones y chantajes políticos, de ahí que la advertencia para alcaldes y diputados, así como algunos aprontados sería en el sentido de no moverse mucho si es que no quieren ser descabezados antes de tiempo por el mandamás mazatleco, va en serio.

Para el resto de los que aspiran a una candidatura y, según se dice, por muy apadrinados que se sientan en el centro de la República, la recomendación es muy parecida. No moverse mucho sin la anuencia de Quirino, so pena de ganarse su disgusto y enfrentar severas dificultades en su intención de convertirse en candidatos. Caminar con “pasitos de seda” sería lo ideal.

Tengamos en mente que el Gobernador de Sinaloa es más empresario que político y que su formación pragmática pudiera ser un riesgo para quienes basados en las tesis de la ortodoxia partidista tratasen de pasar por alto el liderazgo que Quirino sabe aplicar muy bien.

Con atención muy especial para los priistas Gerardo Vargas Landeros, Mario Zamora Gastélum, Heriberto Galindo Quiñonez, Gloria Imelda Félix Niebla, Sergio Torres Félix, Rosa Elena Millán Bueno, Aarón Rivas Loaiza y Jorge Abel López Sánchez… Nombres y rostros que ya están colocados en el arrancadero para un cargo de elección de ámbito federal. Algunos alcanzarán la candidatura y otros se quedarán en el intento… Ya veremos el final de la carrera… Nos vemos enseguida.