Padres Emocionalmente Ausentes

Valeria Sabater, psicóloga española habla sobre los "padres emocionalmente no disponibles".  

Las madres y padres emocionalmente no disponibles dejan heridas en la mente de sus hijos. Esa falta de nutrientes basados en el afecto, la atención y la empatía genera un sentimiento de soledad y baja autoestima en el niño que le puede acompañar hasta la edad adulta.

La negligencia afectiva no es fácil de procesar por la mente de un niño; ellos, al fin y al cabo, no entienden por qué sus padres no responden a sus necesidades. Tanto es así que a la experiencia de soledad y desamparo suele añadirse el sentimiento de culpa.

Por llamativo que nos parezca, son muchos los adultos que llegan a la consulta de un psicólogo evidenciando un malestar sin saber identificar su fuente. Hablan de su sensación de vacío, de su incapacidad para construir relaciones estables y felices. Comentan además, lo complicado que les resulta gestionar sus emociones, su rabia, su frustración, su mal humor...

Cuando profundizamos en sus realidades personales, vemos que en gran parte de estos pacientes no hay ningún trauma evidente. Tampoco ningún trastorno o condición psicológica que podamos diagnosticar. Entonces, ¿qué sucede? Lo que hay en muchos casos es un vacío emocional, la marca de un abandono emocional originado por unos padres que no atendieron (o no supieron atender) esas necesidades de sus hijos en la infancia.

A menudo, en el campo de la psicología pasamos por alto esta dimensión tan relevante. De algún modo, nos centramos más en hechos tan duros como puede ser el abuso físico o emocional. Sin embargo, algo tan básico como que unos padres no sean accesibles emocionalmente crea heridas profundas.

Si un niño sufre falta de apego emocional den la infancia, esto afectará de muchos modos a las relaciones que pueda tener en su adolescencia y edad adulta.

Hay padres presentes, pero ausentes. Hay madres frías. Hay familias negligentes en materia de emociones, en la habilidad para construir una relación de apego seguro y saludable con sus hijos. Todas estas dinámicas definen pequeños universos capaces de marcar el destino de una persona.

(Hasta aquí, Valeria Sabater).

Comentario de JPR:

"Si un niño sufre falta de apego emocional, esto afectará de muchos modos a las relaciones que pueda tener en su adolescencia y edad adulta".

Esa frase de Valeria Sabater contiene todo lo que se pueda decir de los niños que crecen sin afecto materno o paterno. Especialmente el afecto materno.

Aunque haya niños capaces de conseguirse suficiente afecto de otros adultos en su vida, son muy raros y afortunados, la mayoría sufrirá su carencia.

El problema es que pareciera que nadie se diera cuenta de esta ausencia de afecto hasta que produce sus consecuencias y el remedio está en el cerebro del niño/a que haya crecido o eventualmente en aquella persona con quien se una amorosamente como adulto.

Piénsele bien y seguiremos platicando.

WhatsApp 6688568565

jperezrobles@gmail.com