Los hijos se van

Los hijos se van. Hay que criarlos con esa idea porque es la ley de la vida, quien se los lleva para que realicen lo que les toca vivir.

Los papás ya no somos su centro, somos sus consejeros. Ya no dirigimos, sugerimos. No mandamos, acompañamos y respetamos.

Los hijos necesitan otro amor, otro nido y otras perspectivas, ya les crecieron las alas y necesitan volar.

Los papás y sus enseñanzas quedarán para siempre en su corazón.

Hagamos la vida de nuestros hijos tan feliz, que cuando se vayan sólo piensen en regresar, para estar de nuevo con sus padres.

Disfrutemos a nuestros hijos mientras podamos, es lo que más vale en la vida.