Las Vacaciones

Rocío San Segundo Alonso, estudiante de psicología en la Universidad de Salamanca, comenta: "Semana Santa: claves para disfrutar de las vacaciones".

¿Has hecho algún ahorro y saliste de vacaciones en Semana Santa? Felicidades. 

Aunque muchas veces las disputas familiares o el trabajo nos acompañan ahí donde vamos truncando este esperado remanso de paz.

En la era de las nuevas tecnologías no paramos de "compartir" lo que comemos a dónde viajamos y con quién viajamos. Sin embargo, ¿Esto es verdaderamente compartir nuestras vacaciones? Te propongo que hagas un alto y pongas atención a las siguientes recomendaciones para que realmente disfrutes de estas vacaciones:

1. Cambia tu ritmo diario. Aparta y, si puedes, apaga el celular, utiliza el modo avión o si no puedes, por el tipo de trabajo que realizas, apágalo al menos durante un par de horas.

2. Pon la mente en el modo "exploración", "descubrimiento" y "descanso". A veces, los más bellos rincones están más cerca de lo que crees.

3. Pon atención a tus 5 sentidos. Cierra los ojos (excepto si vas manejando, claro). Intenta percibir todos y cada uno de los sonidos que te rodean. No te llevará más de media hora y vivirás una buena experiencia.

4. Respira profundamente. El ejercicio de respiración contribuye a la relajación y nos ayuda a disfrutar aún más el momento.

5. Comparte conversaciones, no publicaciones. Para lograr una experiencia más plena y gratificante, no hay nada mejor que compartir este equilibrio que has alcanzado con aquellos que quieres. 

Comparte, pero comparte físicamente. Deja a un lado las redes sociales por un momento. Disfruta de las risas, los silencios y las largas conversaciones hasta la madrugada. El tiempo es el regalo más valioso, pues nunca vuelve. Las redes sociales pueden esperar, la vida no. (Hasta aquí Rocío San Segundo). 

Comentario de JPR:

Las vacaciones son para todo eso que nos recomienda Rocío San Segundo. Hay qué dejar atrás lo que nos ocupa todo el día de trabajo. Volver a ser amigo de nuestros vecinos y familiares, reconocernos como seres humanos, cariñosos y fallidos, equívocos pero aprendices, sabios pero normales... o sea, iguales a todos.

Las vacaciones nos permiten volver a sentir y recordar el suelo que pisamos desde pequeños, los catres y los techos de las casas, las piedras en el camino, los impresionantes cerros, las gigantescas nubes blancas como dioses vigilantes, el océano infinito que se hermana con el cielo a lo lejos ahí donde el sol se sumerge enrojecido para dormir cada día...

Y las estrellas!; los millones de constelaciones. En fin...

No hay nada que se parezca a sus vacaciones, excepto las que guarda en su memoria y repite cada año con gusto... Pásela bien. 

Piénsele bien y seguiremos platicando.

WhatsApp 6688568565

jperezrobles@gmail.com