Ladrones de Energía

Raquel Aldana, psicóloga española, habla de los “ladrones de energía”.

Son ladrones de energía, según el Dalai Lama, nos atrapan y nos dejan vacíos. No nos damos cuenta, pero vivimos tan pendientes de lo banal que no atendemos a lo realmente importante.

Tomar distancia y alejarse de lo innecesario nos ayuda a mejorar la salud. La dificultad está en identificar qué es lo dañino, cuáles son esos ladrones de energía, para caminar al lugar que nos ofrece cierta estabilidad. Por ello, el conocido líder espiritual, ha hecho una interesante recopilación de los ladrones que nos quitan la energía:

Personas que están siempre en modo de queja. “Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente”.

Las cuentas…claras. “Paga tus deudas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle”. 

El desorden. «Tira, levanta y organiza. Nada te roba más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas”. 

No cuidar tu salud. Sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Sirve de poco tener mucho trabajo, mucho dinero y mucho patrimonio si no somos capaces de cuidar nuestro organismo. 

Las situaciones difíciles. “Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando. Posponerlas o ignorarlas puede generarnos estrés y dificultar así nuestra estabilidad”.

No aceptar. “Nada te hace perder más energía que resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar”.

Y finalmente, No perdonar. «Deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo”. El perdón sirve de cómoda almohada. Es probable que la vida nos ponga a prueba, por ello es importante que no alimentemos rencores; porque, si lo hacemos, moriremos poco a poco.

Guardar rencor es humano, muy humano. Pero también lo es perdonar. Quien no ama, no perdona. (Hasta aquí Raquel Aldana y el Dalai Lama).

Comentario de JPR:

Mucho más que hablar sobre el artículo de Raquel Aldana, dar una opinión sobre lo dicho por el Dalai Lama es como opinar sobre algo dicho por el Papa Francisco. O sea, es imposible. 

Además, los temas aquí presentados son: Es mejor dejar ir a las personas que están siempre quejándose, hay que llevar las cuentas claras, debemos cuidar que no haya desorden en la casa, no descuidar la salud, enfrentar y no ignorar las situaciones difíciles, aceptar aquello que no puedas cambiar y finalmente perdonar.

Nada se puede pensar o decir contra semejantes consejos. El Dalai Lama tiene toda razón y punto.

Piénsele bien y seguiremos platicando. 

WhatsApp6688568565; jperezrobles@gmail.com; JPR191209Energia.docx; 07:34; 2385