La partida secreta

La "partida secreta" es aquel monto de recursos que el Presidente de la República en turno, tiene a su disposición, fuera del presupuesto, para usarlos a discreción, sin justificación, ni auditorías. El fundamento legal estaba previsto en la Constitución Política de 1917, y tenía como objetivo incrementar el gasto del gobierno y resolver problemas inmediatos.

Sin embargo, desde la óptica de la ciudadanía, la "partida secreta del Presidente" ha sido el símbolo más icónico de la corrupción que imperó durante décadas en nuestro país. En los gobierno del PRI le llamaban "partida secreta", en los del PAN "partida de seguridad" y con MORENA le llaman "reasignaciones al gasto".

Hoy, con un Gobierno Federal de MORENA y un Presidente de la República, que se dice a sí mismo "honesto", el fantasma de la "partida secreta" y de la corrupción desmedida, vuelven a aparecer en la escena política nacional.

Recientemente, el Senado aprobó la Ley Federal de Austeridad Republicana con 74 votos a favor y 29 abstenciones, con la que se busca optimizar los recursos con que cuenta el gobierno. A primera vista tiene conceptos muy interesantes, pero como siempre son las letras chiquitas, esas que nadie lee, las más importantes y con las que hay que tener cuidado.

Para empezar con las bondades de la Ley, se eliminaron las pensiones de retiro a los ex Presidentes, se prohíbe la contratación de seguros médicos privados y de vida, se busca evitar el engrosamiento del aparato burocrático, la duplicidad de funciones y la generación de percepciones extraordinarias.

También se prohíben las delegaciones de las dependencias y entidades de la administración pública federal en el extranjero y especifica que la representación del Estado mexicano en el exterior corresponde únicamente a la Secretaría de Relaciones Exteriores. Estos, entre muchos otros conceptos válidos y muy interesantes, al menos como principios de gobierno.

Lo que nuestros amigos Morenistas no explican, ni podrían explicar, salvo que digan: "es que el Presidente es honesto y aunque eso diga la Ley, pues él no va a robar". Si así fuera, entonces ¿para qué redactar una Ley con vacíos legales que incitan y fomentan la corrupción?

Tal es el caso del artículo 61 de la Ley Federal de Austeridad Republicana que señala textualmente: "los ahorros generados como resultado de la aplicación de dichas medidas deberán destinarse, en los términos de las disposiciones generales aplicables, a los programas del ejecutor del gasto que los genere. Por cuanto hace al Poder Ejecutivo, dichos ahorros se destinarán a los programas previstos en el Plan Nacional de Desarrollo o al destino que por decreto determine el titular".

El "Titular" es el Presidente de la República, quién contará con una "partida secreta" estimada en 125,000 millones de pesos, es decir más de 20 veces la "partida secreta" que tenía a su disposición el ex Presidente Carlos Salinas de Gortari. El líder de la "mafia del poder".

Eso quiere decir que el Presidente, usando la "tijera filosa y sin criterio" de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, al mando del nuevo titular, Arturo Herrera, podrá recortar cualquier programa sólo argumentando ahorros al gasto. Eso incluye reducir aún más los apoyos a mujeres, jóvenes, madres solteras, salud, adultos mayores, indígenas, cultura, ciencia y tecnología, deporte, seguridad pública o construcción de carreteras, y podrá usar estos recursos de manera discrecional, a través de su "partida secreta reloaded".

Es por ello que me pregunto: ¿dónde están aquellas mujeres y hombres Morenistas de grandes ideales que estaban en contra de la corrupción, la discrecionalidad del gasto público, la falta de transparencia y el exceso de facultades del Presidente?

Me apena informarles, pero MORENA falleció de un "infarto de poder" el 1ro de diciembre del 2018. No existe la izquierda ni la oposición por una sola razón:  "hoy son gobierno" y están haciendo, lo mismo que durante años criticaron, y eso #AlguienTieneQueDecirlo

Los invito a seguirme en 

Facebook: samuel_sarmiento79@hotmail.com

Twitter: @SarmientoGamez

Samuel Sarmiento. Economista, asesor agroindustrial y financiero.