Higiene Mental

La psicóloga española Valeria Sabater nos habla de la higiene mental empezando con una pregunta:

¿Y si aprendemos a cuidar de nuestra mente igual que lo hacemos de nuestro cuerpo? La higiene mental es una estrategia de vida con la cual podemos estar en mayor armonía con nuestro entorno y consiste en ejercitar el músculo de la autoestima, vencer la resistencia de la apatía, transitar en mayor equilibrio con nuestras emociones.

La higiene mental se convierte en una tarea muy particular donde cada uno debe aprender a ventilar, sanear y oxigenar sus propios conflictos. No debemos olvidar que formamos parte de un escenario físico y social y que también nuestros contextos afectan a nuestro equilibrio.

Por lo tanto, toda higiene mental implica saber priorizar, enfocar, filtrar los estímulos que nos llegan para vivir con mayor armonía. Veamos algunas estrategias:

1. Aprende a reconocer la chispa antes de que surja la llama.

Gran parte de nuestra experiencia emocional inicia con “chispas”, de pequeñas ráfagas de sensaciones negativas que colapsan en nuestro cerebro. Un comentario que no nos agrada, pero nos callamos; una propuesta con la que no estamos de acuerdo, pero la aceptamos, etc.

Esos estímulos que nos incomodan hay que resolverlos cuanto antes. No dejes para mañana la preocupación que te molesta hoy.

2. Relaciones basadas en la reciprocidad.

Un pilar básico para cuidar y promover nuestra higiene mental es atender al equilibrio de nuestras relaciones. Todo vínculo no equilibrado supone un costo emocional alto. Implica invertir tiempo, ilusiones, esfuerzos y afectos en personas que no nos hacen llegar la misma energía.

3. Aprender a tolerar la adversidad.

Quien se resiste a la adversidad, al fracaso, a la pérdida o al error queda atrapado en el desánimo y la rabia. En cambio, la buena higiene mental requiere capacidad de crecimiento y expansión.

Algo así solo ocurre cuando uno es capaz de vencer sus resistencias, aprendiendo a ser tolerante con el lado difícil de la vida.

En resumen, la higiene mental es una buena estrategia de vida, son dinámicas y hábitos cotidianos enfocados a garantizar nuestro bienestar físico y psicológico. Apliquemos aquellos que más se ajusten a nuestras necesidades y empecemos hoy mismo a invertir en nosotros. (Hasta aquí Valeria Sabater).

Comentario de JPR:

Valeria Sabater es simple, práctica y termina diciendo “empecemos hoy mismo a invertir en nosotros”. Dice además que eso lo podemos hacer mediante tres pasos: “a) Reconocer la chispa antes de que surja la llama. b) Buscar relaciones basadas en la reciprocidad y c) Tolerar la adversidad”.

La higiene mental resulta ser así de lo más simple que puede haber. Es como desarrollar una buena musculatura en un gimnasio. Así de simple…

Ahora podremos olvidarnos de quienes decían que la higiene mental era uno de los fenómenos más complejos del espíritu humano.

Nada de eso: Solo con una inversión en nosotros mismos, la higiene mental es totalmente nuestra.

Piénsele bien y seguiremos platicando.

jperezrobles@gmail.com