Gratitud

Sonia Budner, psicóloga española, dice que "valorar lo que tenemos es la mejor forma de gratitud".

En nuestra cultura, el agradecimiento es un término que se asocia muchas veces a la obligación, a veces incluso molesta. Pero el agradecimiento es mucho más que eso. El agradecimiento es un estado mental que puede ejercitarse.

Agradecidos por lo que tenemos y agradecidos también por lo que perdimos, y que nos dio la oportunidad de reconstruirnos en una mejor versión de nosotros mismos.

Estudios realizados por diferentes equipos de investigación en la Universidad de California y en el Centro de Investigación de Conciencia de la Atención Integral llegaron a conclusiones asombrosas con respecto al concepto de gratitud. Desarrollar este estado de consciencia y de sentir gratitud con frecuencia activa las zonas en el cerebro responsables de los sentimientos y también el sistema de recompensa.

Se activa la corteza prefrontal, involucrada en la planificación de comportamientos cognitivos complejos, en los procesos de toma de decisiones, en el comportamiento social y en la expresión de la personalidad.

Despierta cada día valorando lo que tienes. El reconocimiento es el punto de partida de la gratitud. Muchas veces, en una normalización de lo que tenemos, terminamos pensado que es un derecho. Esto sucede incluso cuando lo conseguido ha sido producto de nuestro esfuerzo.

En este sentido, lo que nos falta puede motivarnos, pero no sesgar la valoración que hacemos de nuestra vida. Hablamos de esa base, muy relacionada con el autoconcepto, desde la que nacen muchas de las emociones que experimentamos.

Así, la gratitud es una de las madres más fértiles en cuanto a emociones positivas se refiere. De ahí la importancia de cuidarla. (Hasta aquí Sonia Budner).

Comentario de JPR:

Es cierto, el agradecimiento ayuda a lograr una mejor valorización de lo que somos. Toda la ética histórica mundial le ha dado la bienvenida a la gratitud.

Sin embargo, sería algo simplista quedarse solo con la gratitud como un elemento indispensable para el autoconcepto. Hay muchas maneras de lograr una buena visión de sí mismo y todas ellas sirven, en función de la historia personal de cada quién.

Si no nos molesta sobremanera agradecer a alguien por su ayuda o cooperación en el establecimiento de un buen concepto propio, el agradecimiento no tendría por qué callarse. Pero, si existiera alguna sospecha de que mi agradecimiento pudiera ser usado contra mi autonomía, tal vez sería mejor esperar un poco.

La realidad al fin de cuentas es que la mayoría de las veces no nos causa gran pérdida el agradecer abiertamente lo que consideramos una buena ayuda.

Por último, muchos nos sentiremos mejor cuando podamos responder: "Gracias, gracias".

Piénsele bien y seguiremos platicando.

WhatsApp: 6688568565 

jperezrobles@gmail.com