El Pasado

Sandra Bernal, psicóloga de la Universidad de Valencia, dice que hay que "dejar atrás el pasado".

Todas las personas podrán recordar momentos buenos y malos; sin embargo, existe gente que parece tener una increíble facilidad para estar todo el día reviviendo su pasado. Pasar el día recordando aquello que sucedió hace años (tanto si el recuerdo es malo o bueno) no es precisamente la mejor opción para seguir con nuestras vidas, sino todo lo contrario.

Nos mantiene estáticos, nos impide movilizar nuestra energía para realizar nuevos proyectos o, simplemente, disfrutar del día en que nos encontramos. El problema surge cuando nuestro pasado no nos deja continuar hacia delante con nuestra vida. Recordar aquello tan terrible que nos sucedió, lo mal que se portaron con nosotros, etc. trae de vuelta a nuestra cabeza aquellas emociones de malestar, culpa, vergüenza, rencor... que nos vuelven a hacer daño de nuevo una y otra vez, ¿nada productivo, verdad?

Es importante saber que para superar el pasado, en primer lugar debemos asumir que el pasado no va a cambiar, que debemos aceptar las cosas tal como fueron. Resulta fácil decirlo, sí, pero pasar a la siguiente página es imprescindible. ¿Cuánto tiempo al día dedicas a pensar en tus problemas? Si crees que es demasiado, cabe la posibilidad de que estés muy centrado en ti mismo y, por tanto, olvidándote del mundo que te rodea. Séneca dijo: "hay más cosas que nos asustan que cosas que nos hieren de verdad y sufrimos más en la imaginación que en la realidad".

Comprender que las cosas que hicimos mal ya no pueden deshacerse, en vez de culparnos a nosotros mismos por haber actuado de una determinada forma y no de otra, sería más productivo buscar por qué hicimos eso. Hay un proverbio que dice "los errores son oportunidades para crecer como persona". Aplícalo en tu vida. (Hasta aquí Sandra Bernal).

Comentario de JPR:

Pues si todo lo que pasó pudiera ser consciente y fuera solo un producto de las propias acciones tal vez sería suficiente para cambiar la comprensión de sí.

Y la mayoría de la gente tendría suficiente con la actitud que recomienda Bernal.

El problema es que si no se tiene una concepción clara del desarrollo infantil desde las primeras relaciones inconscientes con la madre y la dependencia del afecto necesario para la supervivencia, entonces el intento de modificar las posteriores relaciones del niño resultará superficial y la profunda problemática inconsciente seguirá produciendo actitudes similares en la adultez.

Esto es lo que la psicología generalmente ignora y así sus métodos superficiales no siempre aciertan.   

No es que no que sean inservibles, sino que carecen del respaldo de una consciencia de las probabilidades adversas en el desarrollo infantil primario.

Finalmente se debe tener cuidado con recomendar pensamientos como "Comprender que las cosas QUE HICIMOS MAL ya no pueden deshacerse", ya que tal frase parece más un método represivo escolar de primaria que un análisis psicológico serio del pasado.

Piénsele bien y seguiremos platicando.

WhatsApp 6688568565

jperezrobles@gmail.com