Cuén arranca como favorito; el PRI sigue sin dar color

Cuando faltan menos de tres meses para el inicio de las campañas electorales, el precandidato del Partido Movimiento Ciudadano a la Senaduría por el estado de Sinaloa, Héctor Melesio Cuén Ojeda, está perfilado como favorito para ganar dicha contienda.

Sus enemigos podrán acusarlo de corrupto y de que mantiene un férreo control de la Universidad Autónoma de Sinaloa, como lo denunció el pasado jueves un joven militante del PAN que intentó reventar la conferencia de prensa en la que anunciaba el inicio de su precampaña.

Pero lo que es un hecho es que Cuén Ojeda está en el primer lugar de las encuestas publicadas hasta ahora, y no solo eso, sino que tiene una buena ventaja sobre sus potenciales competidores. 

Su liderazgo lo reconocen incluso figuras emblemáticas del priismo local que se mantienen expectantes a la definición de las candidaturas en ese partido, lo cual podría ocurrir en las próximas 48 horas. 

Si el PRI se equivoca designando candidatos poco rentables puede costarle caro en las próximas elecciones, porque el escenario sencillamente no está para jugar riesgos. 

Héctor Melesio Cuén está colocado en la punta del grupo de aspirantes al máximo cargo que se disputará en las próximas elecciones en Sinaloa -después de la contienda presidencial- y si no sucede otra cosa, será el candidato de la coalición Por México al Frente, integrada por los partidos PAN, PRD y MC.

Sin embargo, su mayor fortaleza está en la estructura del Partido Sinaloense, el primer instituto político local en Sinaloa, fundado hace 5 años, y cuya base inicial y fundamental ciertamente fue y sigue siendo la UAS, la realidad es que gradualmente ha ido ganando simpatías en otros sectores de la sociedad. 

Como político, su mayor ventaja es que no ha parado de trabajar. Cuén ha estado prácticamente en campaña desde que perdió la Senaduría en 2012. Desde entonces, se ha dedicado a reforzar la estructura del PAS y a establecer alianzas por debajo de la mesa con grupos inconformes que pertenecen a diferentes fuerzas políticas, incluyendo al PRI.

Y ha sido tan intensa su labor social en los últimos cinco años, que a estas alturas hay pocos políticos activos en Sinaloa que hayan mantenido durante tanto tiempo el incesante ritmo de trabajo de Héctor Melesio Cuén. 

Su objetivo inmediato está puesto en las elecciones del 1 de julio, pero está claro que tiene un proyecto superior que lo motiva en gran medida y por el cual está luchando de manera incansable: la gubernatura de Sinaloa.

Por supuesto que no será un objetivo fácil para el exRector de la UAS, porque antes deberá ganar la Senaduría enfrentando a dos pesos completos de la política sinaloense: el también exRector de la UAS, Ruben Rocha Moya, precandidato de Morena; y el actual diputado federal independiente con licencia, Manuel Clouthier.

Pero Cuén y los partidos que integrarán la coalición Por México al Frente tendrán otro problema, no cuentan con prospectos altamente competitivos, no sólo para garantizar triunfos como candidatos a diputados federales, alcaldes y diputados locales, sino que además sumen votos al candidato presidencial Ricardo Anaya y a la propia fórmula para el Senado.

Por su parte, Rubén Rocha podría cosechar una buena cantidad de votos por su capacidad de operación política, su buena imagen y la fuerza de Andrés Manuel López Obrador, pero tiene en contra el limitado activismo que han mostrado los dirigentes y militantes de Morena en Sinaloa. 

Clouthier, si logra el registro como candidato independiente, lo cual es altamente probable, también será un adversario bastante incómodo, porque podría jalar a muchos panistas, pero tiene la misma debilidad que el candidato de Morena: No cuenta con una estructura que promueva y acarree votos en todo el estado.

Y ante este escenario tan competido, el PRI, que no ha dado color hasta hoy, está obligado a postular como candidatos a los prospectos con mayores posibilidades de triunfo, al margen de su cercanía con la dirigencia nacional o con el gobernador Quirino Ordaz, de lo contrario, el partido tricolor podría sufrir una contundente derrota el 1 de julio.

GRAFITI

Esta semana habrá definiciones en el PRI... La convocatoria para la designación de candidatos a senadores y diputados federales se espera, según dicen, para este martes.

Por lo pronto, en la recta final para integrar la fórmula tricolor de candidatos al Senado están Mario Zamora, Jesús Valdés, Rosa Elena Millán, Juan Habermann, Irma Tirado, Heriberto Galindo, Gerardo Vargas, Gloria Himelda Felix y Alfredo Villegas.

En la lista de prospectos para diputados federales se mantienen como prospectos Irma Tirado, Carlos Gandarilla, Héctor García Fox, Diva Hadamira Gastélum, Jorge Abel López, Sergio Torres, Liliana Cárdenas, Aarón Rivas, Antonio Castañeda, Sandra Lara, Elsy López, Juan Ernesto Millán y Fernanda Rivera.

Los elegidos deberán cumplir con varias cualidades, pero son dos las premisas fundamentales que busca conjugar el PRI en sus próximos candidatos: Trayectoria limpia y rentabilidad electoral.

Y vaya que en estos tiempos no está nada fácil encontrarlos.

Twitter: @victortorres_mx