Carta a Doña Úrsula

Muy apreciable señora Doña Úrsula González de Obrador, es para quien esto escribe, un enorme privilegio el poder escribirle ésta humilde carta.

Espero, digna señora, que la bondad de Dios todo poderoso en cuyo remanso seguramente su alma ha encontrado el descanso y paz eterna, permita que tan atrevido escrito llegue a sus manos y pueda usted dar lectura al contenido del mismo.

Doña Úrsula, empezaré por hacerle llegar una información que tal vez ya ha trascendido en el cielo, dada la relevancia alcanzada en nuestro País, sin embargo, por las dudas, prefiero hacerla llegar a usted mediante mi atrevida carta. (No le envío un Twitter o correo electrónico por no saber si la tecnología ya llegó al cielo).

Distinguida Dama, la noticia que quiero entregarle la llenará de orgullo, y quizá el júbilo que usted manifestará al enterarse, contagie a un buen puñado de vírgenes, a varios ángeles y no menos arcángeles que habitan el lugar celestial que Dios le concedió.

Sin mayores preámbulos, va la nota Doña Úrsula; ¿Qué cree usted?... Pues casi nada, que su nieto Andrés Manuel, el hijo de José y Manuela por fin coronó su lucha política de varias décadas... Su nieto señora, es el actual Presidente de la República mexicana.

Así como le lee usted, señora mía, sepa asimismo que su nieto les arrebató el poder a los llamados neoliberales y los poderosos conservadores, originando un enorme revuelo político y social, tanto en México como a nivel internacional.

Espero honorable dama, que el jubiloso escándalo ocasionado por mi carta, no sea motivo para un regaño o una llamada de atención de San Pedro para con usted y la corte celestial.

Pero creo que por la importancia de la nota informativa bien vale la pena el regaño recibido; ¿Verdad Doña Úrsula?

Por lo pronto, corra señora a darle la gran noticia a su fiel esposo Don José Obrador, el también Abuelo de Andrés Manuel, para efectos de que se sume al festejo por tan trascendental noticia aquí redactada.

Pero, como usted sabe mi estimada y honorable Señora, en nuestro mundo terrenal, como ocurre con la noche y el día, se dan también situaciones que nos causan alegría, y otras nos traen tristeza, gusto y disgusto, amor y desamor, orgullo y decepción etc. etc.

YO ACUSO.

Señora Úrsula, no quisiera por motivo alguno echar por tierra el júbilo enorme que usted sintió al leer mi carta, sin embargo, apelando a su segura vocación de justicia y sentido de la humildad, así como al alto grado de honor que no dudo la distinguen, he decidido entregarle algunos pormenores de lo que ha sido el ejercicio de gobierno de su muy amado nieto Andrés  Manuel.

Empezaré por informarle que al tomar los mandos de la Presidencia de la República su gran y honorable descendiente ciertamente se encontró con un país convulsionado por el caos.

Corrupción, anarquía, y una sociedad agobiada por el terror de una desastrosa violencia que nadie parece poder parar y que cada día deja decenas de muertos regados por las calles y caminos de México.

Su nieto Doña Úrsula, había prometido desde sus días de campaña política, terminar en menos de un año con todo este grave problema que nos aqueja, pero no solo no ha podido solucionar los problemas, sino que éstos, lamentablemente siguen creciendo.

Es importante informarle, que las mafias de delincuentes integradas en distintos cárteles del crimen organizado, son conformadas en su mayoría por muchachos jóvenes, a quienes su nieto Andrés Manuel en reiteradas ocasiones y de manera desesperada ha llamado a dejar ese camino y cambiar los balazos por abrazos.

Pero por desgracia mi señora, ni un solo individuo le ha hecho caso, según consta en las estadísticas criminales que nos llegan.

¿Pero sabe Doña Úrsula cuál ha sido el exhorto que su adorado nieto ha lanzado a la sociedad mexicana, en aras de terminar con la ola de violencia que nos lacera?... No señora, no amenazó con exterminar a los delincuentes con el uso de la fuerza del gobierno.

Se lo digo señora...Se lo digo, y espero no causarle desconsuelo o dolor cuando lo lea.

"Su nieto nos hace un llamado a los ciudadanos para que acusemos con sus abuelos y abuelas a los asesinos, narcotraficantes, secuestradores, asaltantes, violadores y políticos corruptos para que sean los abuelos y no el gobierno quienes los metan en cintura.

Doña Úrsula, con todo y pena le digo que millones de mexicanos se han burlado de esa recomendación de su nieto.

¡¡Acúsalos con su abuelita!! Es la frase que utilizan los adversarios políticos de su nieto para burlarse, cuando ocurren hechos graves y escandalosos provocados por la delincuencia.

Y es aquí mi distinguida señora, donde me surge la idea de tomarle la palabra a su nieto Andrés Manuel.

Quiero acusarlo con usted en su calidad de abuela materna, para ver la posibilidad de que mediante una gestión suya ante Jesús nuestro señor, pudiera ayudarle con bendiciones y buenos consejos para que nuestro Presidente gobierne de mejor manera éste hermoso país.

Distinguida y fina señora, imposible no aprovechar la oportunidad para  acusar a su nieto de algunas acciones que más bien parecen travesuras de un niño caprichoso.

Mire usted; No quiso vivir en la residencia de Los Pinos, ni aceptó ser resguardado por el Estado Mayor Presidencial, viaja en aviones comerciales, pero utiliza la flota aeronáutica del gobierno para transportar invitados especiales, conformó un gabinete de improvisados, desperdició miles de millones de pesos cancelando un aeropuerto, está peleado con la prensa, los empresarios lo aceptan pero no lo toleran, los militares empiezan a mostrar signos de disgusto por la política de seguridad en que están inmersos, los militantes de MORENA su partido andan descarriados y confrontados entre sí, su estado de salud no es el adecuado, pero insiste en dormir solo 4 horas diarias para efectos de levantarse a la conferencia mañanera.

Pero lo más malo Doña Úrsula, entre otras instituciones le redujo el presupuesto al sector salud, ocasionando grave escasez de medicamentos, eliminó el seguro popular, cerró las guarderías infantiles, y castigó asimismo con un reducido presupuesto a los sectores agrícola, ganadero y pesquero.

Me despido con todo respeto Doña Úrsula, no sin antes pedirle sus oraciones por nuestro país, y que sus bendiciones desde el cielo alcancen a su nieto Andrés Manuel, iluminándolo de sabiduría y un excelente sentido común al momento de tomar las decisiones con que gobierna al pueblo mexicano, para que a él como Presidente, y a nosotros como sociedad civil nos vaya bien.

P.D. Espero no haberle causado una molestia con mis acusaciones a su nieto...Yo solo seguí su recomendación señora.