Mesa de Análisis - Emilio Lozoya: ¿Testigo con lujos?