Sección

México

Una Planta en el Estómago: El cuento infantil que traumó a millones de niños mexicanos

La historia asustó a más de uno con el temor de convertirse en un árbol.

Israel Castro
25/07/23

Una Planta en el Estómago: El cuento infantil que traumó a millones de niños mexicanos

El cuento formó parte de la infancia de millones de mexicanos. FOTO: Internet

Cuando recordamos nuestra infancia solemos hacerlo con alegría; vienen a nuestra mente momentos con nuestros amigos en la escuela, viajes de vacaciones con la familia o simplemente aquellos momentos por la tarde viendo las caricaturas.

Pese a los buenos momentos, todos tuvimos episodios que nos traumaron de cierta forma en su momento, al grado de no dormir o de no poder dejar de pensar en lo que vimos, vivimos o en este caso, leímos.

Hoy recordamos al viejo cuento infantil titulado «Una Planta en el Estómago», una historia que si bien tiene el mensaje de hacerle caso a nuestros padres, la realidad es que atormentaba a una gran cantidad de niños año con año.

Imagen Placeholder

¿De qué trataba el cuento?

La historia nos cuenta la historia de Emilio, un niño normal que un día cualquiera se encontraba chupando unos frijoles crudos. Su madre al verlo, le dio la orden de que dejara de hacerlo, ya que cuando ella era niña, su abuela le dijo que eso provocaba que te creciera una planta en el estómago, a lo que Emilio hizo caso omiso.

Imagen Placeholder

De repente, Emilio accidentalmente se traga un frijol y ahí es cuando empieza la pesadilla. Poco a poco, Emilio comienza a convertirse en un árbol; Le crecen hojas por la boca, la nariz y los oídos, sus pies empiezan a enterrarse a la tierra como si fueran raíces y empieza a arrepentirse de no haber hecho caso.

Imagen Placeholder

Resignado a que va a ser una planta para siempre, Emilio comienza a llorar, pero afortunadamente se despierta, pues todo había sido una terrible pesadilla.

Imagen Placeholder

El trauma en la niñez de los mexicanos

Ahora ya lo lees con inocencia, pero en su momento el cuento llegó a traumar a muchos niños, al punto de que se rehusaban a comer frijoles, sandías, o cualquier tipo de alimento que contuviera semillas, por el temor a convertirse en una planta.

Te puede interesar:

×