Es falso que con la Reforma Electoral quieran dejar la democracia en manos de las élites