buscar noticiasbuscar noticias

¡Que pecado! por esta razón no hay hostias en iglesias de Cuba

Miles de feligreses se quedan sin hacer sus rituales eclesiásticos, conoce el porqué.

¡Que pecado! por esta razón no hay hostias en iglesias de Cuba

¡Es histórico! se acabaron las hostias en las iglesias católicas de la Habana, Cuba y los feligreses no pueden comulgar.

Esto se debe, a que hay escasez de harina en el país, por lo tanto los creyentes no pueden celebrar su ritual eclesiástico, por lo que hay inconformidades en más de 30 templos parroquiales.

De acuerdo a ABC Internacional, La congregación católica Hermanas Carmelitas Descalzas de La Habana, informó este a las comunidades parroquiales del país que carecen de hostias debido a la falta de harina, un déficit que afecta desde hace varios meses a toda la nación.

imagen-cuerpo

«¡Alabado sea Jesucristo! A todas las diócesis les comunicamos que ya no hay hostias a la venta. Hemos estado trabajando con la poquita harina que quedaba y ya lo que había de reserva ha llegado a su fin», precisa el documento, compartido a través de la plataforma Vida Cristiana.

La congregación notificó igualmente que esperan poder «retomar el trabajo» pronto, y que avisarán en cuanto «tengamos suficiente para distribuir a todas las diócesis».

Significado de la Hostia?

Se conoce como hostia la oblea blanca o pan ácimo –sin levadura–, de harina de trigo con forma circular utilizada en la eucaristía o misa ofrecida como ofrenda o sacrificio. La palabra hostia es de origen latín que expresa «ser que se sacrifica para aplacar o en honor a los dioses».

Durante la celebración de la eucaristía la hostia es consagrada y ofrecida a los fieles.

La hostia se convierte en el Cuerpo de Jesucristo y en ese momento es también llamada Forma Sagrada o Sagrada Forma. Para ello, el sacerdote toma el pan y repite las palabras de Cristo en la Última Cena.

 imagen-cuerpo

No hay pan:

En los últimos meses se ha agravado la crisis económica en la Isla, lo cual se ha evidenciado en la carencia de medicamentos, combustible y alimentos, como la harina.

Varias provincias del país han reportado escasez de este cereal, lo que interrumpe el suministro de varios productos de primera necesidad, entre ellos el pan. Incluso los establecimientos estatales, que venden el pan normado a la población (un pan diario por persona), carecen de suministros regulares.

Los establecimientos particulares se ven más afectados aún. Todo ello genera grandes colas y excesivos precios.