Investigación de la SSP determina que policías estatales no incurrieron en hechos delictivos