buscar noticiasbuscar noticias

Por falta de energía eléctrica, padres de familia toman escuela en Villa Unión

>La directora, María de la Luz Valdés llamó a las autoridades de la SEPyC para dar solicitud al problema, ya que los alumnos no pueden recibir clases en condiciones en las que se encuentra el plantel

Al menos 150 padres de familia cumplen su amenaza y toman la escuela primaria Salvador Alvarado en la comunidad de Villa Unión, esto luego de que el plantel educativo fue vandalizado, dejándolo sin energía eléctrica, y al no ser atendidos por la Secretaría de Educación Pública y Cultura en Sinaloa, este jueves optaron por no mandar a sus hijos a clases presenciales y evitar que alumnos y docentes ingresarán a las aulas.

La directora de la primaria antes mencionada, María de la luz Valdés, explicó que son 230 alumnos los que se están viendo afectados por las altas temperaturas que se registran en el estado, lo que ha ocasionado qué los estudiantes sufran problemas en su salud como vómito, mareos, e incluso desmayos.

Por falta de energía eléctrica, padres de familia toman escuela en Villa Unión

imagen-cuerpo

«Los padres se estaba manifestación porque los vándalos se robaron todo el cableado de la primaria, hay niños que se les están vomitando, les duele la cabeza, y no son las condiciones para que los niños estén aprendiendo, entonces los papás quieren que la Secretaría de Educación  tome cartas en el asunto. Es una escuela chica, y son 150 papás los que tenemos», manifestó la directora.

 María de la Luz Valdés, lamentó que a pesar de que el plantel no está en óptimas condiciones, los 9 docentes que forman esta primaria continúan dando clases presenciales, ya que lo que menos desean es afectar la educación de los estudiantes; sin embargo, se sacrifican para continuar trabajando en estas condiciones.

imagen-cuerpo

Tanto padres de familia como docentes, hacen el llamado a las autoridades competentes para que tomen cartas en el asunto a la mayor brevedad, ya que el plantel no cuenta con energía eléctrica y las altas temperaturas cada vez son más fuertes, por lo que los alumnos y maestros están expuestos a sufrir un golpe de calor.