buscar noticiasbuscar noticias

José Eduardo Derbez enfrenta la imadurez adulta en serie «Mi tío»

>Uno de los miedos que acechaban a José Eduardo era el tener que trabajar con un niño en un set.

Con la barba demasiado larga y un peinado diferente, José Eduardo Derbez da vida a Andy en la serie «Mi tío», un adulto políticamente incorrecto que vive acorde a sus difíciles circunstancias.

Su pareja lo dejó, fracasó en su sueño de convertirse en un músico exitoso y cuando por fin intenta terminar con su vida, su sobrino Tadeo aparece para cambiar sus planes.

José Eduardo Derbez enfrenta la imadurez adulta en serie «Mi tío»

«Es (un personaje) disperso pero tiene buen corazón, nunca hace nada queriendo dañar a alguien, siempre lo hace sin querer, sin darse cuenta», cuenta este viernes a Efe el actor de 29 años sobre la serie que estrena este viernes por Prime Video.

Antes de cortar la cuerda de la que pende un aparato electrónico sobre una bañera llena de agua para cometer suicidio, suena desesperadamente un teléfono aunque nadie contesta, el buzón de voz se escucha a lo lejos y el mensaje mantiene al protagonista un rato más en el mundo terrenal.

Ariadne Díaz interpreta al personaje de Sam, hermana de Andy (Derbez) en la ficción.

«Sam, en su desesperación de tener que ir por su hijo y hacer tantas cosas, busca a Andy para que la ayude y lo libra de este suicido, pero al mismo tiempo, el hecho de que él le ayude a Sam hace que ella vea la luz al final del túnel de todo lo que está viviendo. Pero finalmente el que viene a salvarlos a los dos es Tadeo», cuenta Díaz sobre su personaje, resaltando la importancia que tiene en la serie Tadeo, interpretado por Santiago Beltrán.

UNA COMEDIA

Inspirado en la serie de la BBC «Uncle», el director Javier Colinas tomó las riendas que un proyecto que visibiliza la diversidad familiar. 

Una madre en proceso de divorcio y de rehabilitación de una adicción, un niño con un trastorno obsesivo de conducta, un hombre machista con depresión y un padre trans, entre otros personajes que encarnan temas de actualidad, inundan la narrativa de la serie.

«Nuestro punto para abordarlos fue desde un lugar honesto y desde la empatía. No nos estamos burlando de nada», explica Colinas.

En ese aspecto, Ariadne cree que su personaje podrá conectar de forma muy sencilla con el público femenino y disfruta el hecho de que las capas que conforman a Sam se vayan develando a lo largo de los seis capítulos que conforma la serie, que también cuenta con la participación de actores como Eduardo Yañez o Alfonso Borbolla.

«Es un personaje bien bonito, se acaba de separar, está viviendo una situación con la que muchas mujeres se van a sentir súper identificadas porque está encontrando su poder», explica. 

ENSEÑANZAS DE UN NIÑO 

Uno de los miedos que acechaban a José Eduardo era el tener que trabajar con un niño en un set.

Sin embargo, compartir escena con Santiago Beltrán -quien da vida a Tadeo- no solo le fue gratificante, sino que según cuenta, lo obligó a crecer como actor, pues en ocasiones se sentía como el "irresponsable que no estudió", cuenta. 

«Yo pensaba que iba a ser muy difícil trabajar con un niño, pero fue muy divertido (...) fue cuestión de dos días y ya estábamos con una conexión muy padre», confiesa. 

«Interpretar a Tadeo fue medio fácil», dice a su vez Santiago, y asegura que lo que más le gusta de su personaje es «que le dice las verdades a sus seres queridos».

CAMBIO DE LOOK

Aunque José Eduardo disfrutó las grabaciones y encarnar a Andy, el tener que descuidar su aspecto físico fue algo que no lo hizo sentirse del todo cómodo.

Acostumbrado a llevar la barba recortada y el cabello corto, Andy le demandó lucir un aspecto mucho más desaliñado desde tiempo antes de comenzar el rodaje. 

«La gente, mis amigos, cuando me veían me decían, ¿estás bien? ¿traes algún problema? ¿estás triste?, Y cuando llegué con Javi me dijo 'la barba así está perfecta', pero hasta tomar agua era incómodo, se escurría por todos lados, aunque al final se disfrutó», finalizó.