buscar noticiasbuscar noticias

¿Qué hacen perritos abandonados en un barco?

>Su dueño, un velador, los rescató de la calle, pero sufrió un derrame, pues prefería no comer para darles comida a ellos.

¿Qué hacen 11 perros abandonados en un barco que ya no funciona en Mazatlán? Es una gran pregunta con una triste respuesta... Y es que en el Parque Industrial Alfredo V. Bonfil un velador conocido como «Checho» se dedicaba a recoger perritos de la calle, ellos eran su única compañía pero lamentablemente sufrió un derrame cerebral este fin de semana y ya no los pudo cuidar.

Sus compañeros relatan que de 100 pesos que «Checho» ganaba por día, gastaba 50 pesos en su desayuno y 50 pesos en comida para sus perros, por lo que no se alimentaba nada bien, sumado a las desveladas y a las difíciles condiciones climáticas que se viven ahí: por la noche hace mucho frío y en el día hace demasiado calor.

¿Qué hacen perritos abandonados en un barco?

El cariño que le tienen a sus perros es único, prueba de ello es que cuando sufrió el derrame por la madrugada del domingo, los animalitos de cuatro patas fueron los que alertaron a sus compañeros y prácticamente le salvaron la vida 

«Sí, alcancé a oír, pues que se quejaban en la madrugada por la ventanita, ahí como pude bajé y ya lo vi tirado y me estiraba la mano pidiendo ayuda y es camarada, le decía que ahorita venia por él y fui a pedir ayuda yo», dijo Héctor Antonio, un compañero velador.

imagen-cuerpo

Actualmente, los compañeros buscan que los perros puedan tener un hogar digno, ya que las temperaturas durante el día llegan a alcanzar hasta los 40 grados en sensación térmica en las embarcaciones.

Debido a que eran perritos callejeros, que no estaban esterilizados, llegaron a ser hasta 18 animalitos, pero debido a las condiciones antes mencionadas, los 7 pequeños murieron y sólo quedan los grandes, que en total suman 11 aún con vida pero con riesgo de morir.

«Los invitamos a que vengan por ellos para que se los repartan y poder acomodarlos, porque está duro, ahí como quiera les damos de comer pero sufren de todos modos», agregó.

Actualmente, «Checho» se encuentra recuperándose del derrame cerebral, pero no se sabe si podrá regresar a su área de trabajo, por lo que aunque sus perros lo esperan, estos están en riesgo de morir ya que no hay nadie que se haga cargo de ellos.

Si deseas adoptar a alguno, los puedes encontrar en los barcos de la Cooperativa Artículo 27 en el Parque Bonfil de Mazatlán, donde te esperarán con sus patitas abiertas.

imagen-cuerpo