buscar noticiasbuscar noticias

El 61% de la electricidad en el país es generada por empresas privadas

>El superintendente de la CFE, Jesús Alberto Armenta Lara, señaló que es imposible para el gobierno bajar las tarifas a los usuarios.

Al cierre del 2020, el 61 por ciento de la electricidad del país es generada por empresas privadas, contra el 31 por ciento que genera la Comisión Federal de Electricidad (CFE), es por ello que para el gobierno es difícil disminuir las tarifas eléctricas y al mismo tiempo garantizar la operatividad de la energía en México, manifestó Jesús Alberto Armenta Lara, superintendente de la CFE.

Durante su participación en la asamblea informativa de la Reforma Eléctrica, llevada a cabo este viernes, en el auditorio de la Universidad Autónoma Indígena de México (UAIM), Jesús Armenta comparó cifras del por qué la luz se ha ido encareciendo cada vez más y puntualizó que la reforma energética del 2013 en nada ayudó al problema, sino que, al contrario, dio más empoderamiento a las empresas privadas y se comenzó a desplazar aún más a la CFE.

El 61% de la electricidad en el país es generada por empresas privadas

«¿Por qué se debe de recuperar control por parte del Estado? Se tiene que regular el sector y evitar que se continúe la concentración económica del mercado y se debe de garantizar como derecho humano a todas las zonas del país en precios competitivos. Comisión Federal de Electricidad, históricamente, ha hecho una planeación estructural de todo lo que viene siendo sus plantas, sus líneas, toda su infraestructura, tiene un diseño de planeación... con la reforma del 2013 se ha venido a perder todo esta parte de planificación y nos ha costado a la Comisión Federal de Electricidad amortiguar esos costos, para poder compensar», señaló.

El superintendente enfatizó que la CFE tiene la capacidad de generar la carga eléctrica del país; sin embargo, el 45 por ciento de esta capacidad no es despachada por la paraestatal; es decir, no es remunerada y esto va a los bolsillos de las empresas privadas, lo que cuesta alrededor de 215 mil millones de pesos anuales.

Como parte de su intervención, Jesús Armenta añadió un apartado de mitos sobre el porqué la Reforma Eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador no es viable, los cuáles, dijo, pretenden desacreditar la bondad de la iniciativa, dónde se refirió a los dichos de que la energía de CFE es sucia, a lo que respondió que esto no es así y que la Comisión ha entrado en los temas de las energías limpias desde hace varios años ya y hasta ahora tiene un 39 por ciento de energías limpias y sólo un 20 por ciento de los quemados.

En este evento, estuvo el gobernador Rubén Rocha Moya, quien refirió que Reforma Eléctrica no es una reforma izquierdista que busca aplastar al sector privado, sino que busca llevar mejores servicios públicos a las familias y. sobre todo, a las más vulnerables.

«El presidente se ha formado en crear un estado del bienestar y no es más que llevar los servicios en las mejores condiciones a los grupos más vulnerables. Justamente, la Reforma Eléctrica por el presidente tiene ese propósito, tiene el propósito de rescatar la soberanía en materia energética. No es una reforma izquierdista qué busca aplastar al sector privado», precisó.

Asimismo, el presidente de la Junta de Coordinación Política de Congreso de la Unión, el diputado federal Ignacio Mier, comentó que todas las bondades de la Reforma son llevadas a las entidades federativas, para que la población la conozca y no se deje llevar por los rumores.

«La Reforma Eléctrica nos va a permitir a los mexicanos recuperar un servicio público qué es un derecho que tienen todos, que tiene un derecho humano, que tenemos todos los mexicanos cómo es la electricidad. En años anteriores, se hicieron contratos burlando la Constitución, se hicieron contratos con generadores independientes, lo que ocasionó que el servicio esté como lo conocemos hasta ahora», mencionó.

Cabe destacar que este acto aglomeró a funcionarios y servidores públicos de los tres entes de gobierno como, por ejemplo, a la diputada federal Ana Elizabeth Ayala Leyva y la senadora Imelda Castro Castro.