buscar noticiasbuscar noticias

Arranca juicio por abuso sexual contra Ghislaine Maxwell, expareja de Jeffrey Epstein

>La defensa de Maxwell asegura que las testigos declaran en contra de su cliente para cobrar millones del fondo creado para las víctimas del difunto pederasta.

El juicio contra Ghislaine Maxwell, expareja y «mano derecha» del millonario Jeffrey Epstein, quien se suicidó en una prisión en 2019 (según versiones oficiales), arrancó este lunes en un tribunal de Nueva York, donde se juzgará si Maxwell fue la responsable de captar y convencer a menores de edad para que el magnate pudiera abusar de ellas.

El esperado juicio contra Maxwell, de 59 años e hija del polémico hombre de negocios Robert Maxwell, convocó a un numeroso público y medios de comunicación, lo que obligó a la jueza que dirige el caso, Alithon Nathan, a habilitar media decena de salas donde poder seguir la vista a través de un circuito cerrado de televisión.

Arranca juicio por abuso sexual contra Ghislaine Maxwell, expareja de Jeffrey Epstein

La Fiscalía, que dio arranque al proceso con su argumento de apertura, describió a Maxwell como una «mujer peligrosa» que engañó a niñas «para que Epstein abusara sexualmente de ellas».

«Entre 1994 y 2004, la acusada explotó sexualmente a chicas jóvenes a las que manipuló para entregarlas a Epstein», aseguró la fiscalía, que presentará los testimonios de cuatro mujeres que aseguran haber sido víctimas de Epstein con la ayuda de Maxwell.

En la presentación de los hechos a los miembros del jurado, la ayudante del fiscal Lara Pomerantz arrancó la acusación contando el relato de una de las cuatro principales testigos: «Les quiero hablar de una joven llamada Jane, una chica de 14 años a la que supuestamente Epstein y Maxwell cautivaron para abusar de ella», dijo.

EL SUPUESTO MODUS OPERANDI DE LA TRAMA

De acuerdo con el relato de la Fiscalía, la manera de actuar de la acusada y el fallecido magnate a quienes describió como «socios criminales» se repetía con cada supuesta víctima.

Primero, se acercaban a las jóvenes, «muchas de las cuales eran de familias a las que costaba llegar a fin de mes» y, después, «se ganaban su confianza, les daban esperanzas y les prometían el mundo» ofreciéndoles becas, viajes y contactos.

«Les hacían creer que sus sueños se harían realidad», que podrían ser actrices, modelos, músicas, pero todo «era un engaño».

Según Pomerantz, una vez ganada su confianza, Maxwell comenzaba a hablarles abiertamente de sexo hasta que acababa convenciéndolas para que le hicieran un masaje a Epstein. «Pero el masaje era una excusa para que Epstein las tocara» y acabara «abusando sexualmente de ellas», según palabras de la parte acusadora.

En algunos de esos encuentros, según la Fiscalía, Maxwell estaba presente y llegaba participar activamente.

Estos abusos tuvieron lugar en las casas que Epstein tenía en Florida, Nueva York, Islas Vírgenes, Santa Fe (New Mexico) y París (Francia).

Esta manera de actuar cambió a partir del año 2000, cuando supuestamente Maxwell empezó a pagar a chicas para que realizaran los masajes e incluso para que captaran a otras jóvenes.

«La acusada jugó un papel esencial en la trama. Sabía exactamente lo que hacía, era peligrosa, estaba preparando niñas para un depredador», subrayó Pomerantz, que recordó que Maxwell tiene seis acusaciones en su contra, cuatro de ellas relacionadas con el transporte de mujeres para actividades sexuales y dos de ellas de tráfico sexual de menores.

LA DEFENSA SOSTIENE QUE LAS VÍCTIMAS TESTIFICAN POR DINERO

Por su parte, la abogada de Maxwell, Bobbi Sternheim, que aseguró sentirse orgullosa de defender a su clienta, aseveró que las cuatro víctimas que testificarán a lo largo del juicio «actúan por dinero para cobrar millones del fondo creado para las víctimas de Epstein».

Según Sternheim, su recuerdo de los hechos es lejano, ha sido manipulado y no puede ser corroborado por otros testigos o pruebas.

«Los recuerdos se desvanecen con el tiempo y, en este caso, aprenderemos que no solo los recuerdos se desvanecieron, sino que han sido contaminados por información externa», agregó.

Para la letrada, Maxwell no es sino «el chivo expiatorio que está siendo juzgada en lugar de Epstein», quien se suicidó en una celda neoyorquina en agosto de 2019 antes de que arrancara su juicio por tráfico sexual de menores.

«No estamos aquí para juzgar a Epstein (...) Ella no es Epstein y no es como Epstein ni como los otros hombres que abusaron de niñas», insistió la abogada a los miembros del jurado antes de subrayar: «Ustedes escucharán testimonios sobre la conducta de Epstein, pero no de la de Ghislaine».

El caso ha recibido una enorme atención mediática porque varias importantes figuras del mundo de la política y el espectáculo han sido relacionados con Epstein, entre ellas el príncipe Andrés de Inglaterra, quien está actualmente acusado en otro caso en Nueva York por una de las supuestas víctimas del empresario; ademas del expresidente Bill Clinton y también el cofundador de Microsoft Bill Gates.