México, más allá de la muerte (parte 20)

¿Es la muerte un medio para darle continuidad a la vida? ¿Es la muerte la vía hacia otro mundo, hacia otra vida, si la hay? ¿O simplemente es la conclusión vital, sin más ciclos, sin el rol protagónico de lo mortuorio que acapara atenciones y temores, que genera leyendas e impone condiciones? ¿Acaso es el paso previo que conduce o acompaña a persistir, a seguir la existencia?

No hay respuesta cierta. ¡No la hay! La opinión más cercana ubica a la muerte como el momento final de la vida. Lo demás está reservado a la mente, pertenece al fuero de la fe, a las fuerzas que acompañan a la humanidad y al insondable universo del más allá.

Desde siempre la naturaleza humana coquetea con el destino para hacerlo partícipe de sus creencias, de la extensión de sus creaciones.  Con la devoción se conquistan territorios inexplorados. Con la introspección y la fe se abriga el potencial interior y se viaja con decoro hacia la inmortalidad. En la energía vital está presente la fuerza que habita en cada individuo y que depara el mundo exterior... hacia el más allá.

La mente y sus alcances en los caminos que la humanidad y el trasmundo proporcionan. La mente en sus aproximaciones y logros...acercándose una y otra vez. La aproximación como destino interminable...

Gibrán Kahlil Gibrán (1883-1931), sensible poeta, filósofo y pintor libanés, es muy conocido por sus obras. En el Profeta, en el último capítulo, le preguntan sobre las cuestiones fundamentales de la vida. Lo interrogan...

Entonces habló Almitra diciendo: "Ahora quisiéramos preguntarte sobre la Muerte".

"Queréis conocer el secreto de la muerte! Más, ¿cómo conocerlo a menos que lo busquéis en el corazón de la vida?

El búho, de ojos sitiados por la noche que son ciegos por el día, no puede quitar el velo al misterio de la luz.

Si en verdad queréis contemplar el espíritu de la muerte, abrid de par en par vuestro corazón al cuerpo de la vida.

Porque la vida y la muerte son una, lo mismo que son uno el río y el mar.

En lo más hondo de vuestras esperanzas y deseos descansa vuestro silente conocimiento del más allá.

Y como semillas que sueñan bajo la nieve, así vuestro corazón sueña con la primavera.

Confiad en los sueños, pues en ellos se esconde el camino a la eternidad.

¿Qué es el morir, sino entregarse desnudo al viento y fundirse con el sol?

¿Y qué es dejar de respirar, sino liberar la respiración de sus inquietos vaivenes para que pueda alzarse y

expandirse y buscar sin trabas a Dios?».

Sólo cuando bebáis en el río del silencio, cantaréis.

Y cuando hayáis alcanzado la cima de la montaña, entonces se iniciará la subida.

Y sólo cuando la tierra reclame vuestros cuerpos, la danza dará comienzo."

El camino de la divinidad por diferentes vías. La esencia de la espiritualidad, de valorar el conocimiento de uno mismo y de armonía con el entorno. 

Lo impredecible en la vida, no imposibilita a las personas para aguardar un destino esperado, deseable. Fincar en la conciencia o en el instinto la seguridad de un lugar posterior, ocupa un espacio en las mentes, en el latir de los corazones y en la doctrina de las religiones. 

La conciencia como fuerza para llegar al más allá. Con el impulso también, de la razón misma, del amor, de la esperanza y de la fe "Voilà ma profession de foi!" "Aquí está mi profesión de fe"

Continuará...


Más de Alger Uriarte