Los méritos de Castañeda

Al día de hoy, Cristóbal Castañeda Camarillo, Secretario de Seguridad Pública del Estado, es el único funcionario de la administración de Quirino Ordaz Coppel, que repetirá en el Gobierno de Rubén Rocha Moya.

La instrucción fue dada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, por petición del Secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval; no se trata de una decisión política pues más allá de las conexiones federales que pudiera o no tener el teniente coronel, hay méritos en su gestión que justifican la decisión que se tomó.

La primera vez que Castañeda Camarillo hizo su aparición en la escena pública de Sinaloa fue el 1 de enero de 2017, en la presentación de los resultados del Operativo de Año Nuevo, en ese momento se acababa de estrenar como Subsecretario de Seguridad Pública Prevención y Readaptación. El entonces encargado del despacho de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Sinaloa, Marco Antonio Higuera Gómez, fue el anfitrión en la sala de prensa del edificio que hoy alberga a la Fiscalía General del Estado. Ahí, a pocas horas de haber sido nombrado como Secretario de Seguridad, el General Genaro Robles Casillas, jefe de Castañeda en ese tiempo, cometió su primer error de comunicación, uno que lo dejó marcado y le ganó la antipatía de los comunicadores, a pesar de los múltiples esfuerzos por quitarse el estigma.

Horas atrás, pistoleros habían hecho de las suyas en un «bacanal», con disparos al aire durante las fiestas de fin de año. 

Los videos que circularon en redes sociales hicieron que Sinaloa se viera como una película de guerra filmada en Mozambique, Camerún o Afganistán. Durante esa madrugada, C4 recibió 105 reportes de disparos al aíre, razón por la cual un reportero preguntó: «¿creen que pudiera tratarse de un reto de la delincuencia a las nuevas autoridades?».

Hombre tranquilo, pero de mecha corta, Robles Casillas, originario de Autlán de Navarro, Jalisco, «le puso sal a la herida», «le echó gasolina a la lumbre», respondió ante los reporteros algo que nunca debió decir y estos asumieron que en la maleta de viaje cargaba con prejuicios y estigmas: «Yo creo que fue algo normal para ustedes», respondió, provocando el escándalo y la lluvia de preguntas, esa fue la primera oportunidad que Cristóbal Castañeda tuvo para rectificar el discurso de su entonces jefe y no dudó en hacer uso de la voz, los reporteros notaron que era bueno para los micrófonos y el manejo de crisis. Con experiencia como Subjefe del Estado Mayor y exvocero de la Cuarta Zona Militar en Hermosillo, Sonora, no le costó trabajo ser la primera opción de consulta para los comunicadores cuando algo ocurría en el estado, sobre todo porque al general nunca le gustó reñir con la prensa.

Robles Casillas fue un buen funcionario, dedicado y comprometido, pero la situación de violencia que atravesaba el estado: la guerra entre los Dámaso y Chapitos, el asesinato de Javier Valdez y, principalmente, su distanciamiento con los medios le fueron sacando del círculo de confianza de Quirino Ordaz, lugar que poco a poco fue ocupando Cristóbal Castañeda Camarillo.

Tras la «renuncia» de Genaro Robles Casillas, en julio de 2018, Castañeda Camarillo estuvo a punto de ascender, pero había un par de trabas, no era general y el gobernador tenía en la mira a uno que sí lo era: Fermín Hernández Montealegre. 

Se pensaba en aquellos días que poner como jefe a un Teniente Coronel, no agradaría nada a los directores de las corporaciones municipales, ya que algunos de ellos ostentan el rango de Coronel.

Resignado, pero sin renunciar a su deseo de comandar las corporaciones policiales en Sinaloa, Castañeda siguió haciendo lo que mejor sabía hacer: coordinar operativos, dar tiros de precisión, gastar la suela en las brechas polvorosas, realizar detenciones, aseguramientos y destacar en los medios.

Hernández Montealegre también era reservado y su paso fue muy breve en la SSP, en diciembre de 2018 llegó la oportunidad del Teniente Coronel y supo aprovecharla sobremanera.

Durante los últimos años, Sinaloa abandonó los primeros lugares en violencia y se colocó en las últimas posiciones, ojo, no quiero decir que vivamos en el paraíso, sería injusto negar que a diario levantan, matan y desaparecen personas; sin embargo, el mérito de Castañeda es afrontar los problemas y buscarles soluciones.

El trabajo de inteligencia de la SSP le quitó mucha presión a la Fiscalía, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad, a cargo de Renato Ocampo Alcantar (otro que dicen podría repetir en la administración de Rubén Rocha Moya), también hizo su parte. Fueron los pioneros en sentar las bases del Mando Único y el trabajo de proximidad que buscar reconstruir el tejido social para atender no sólo el resultado de la violencia si no también las causas.

EXPERIENCIA LABORAL DE CASTAÑEDA CAMARILLO:

-COMANDANTE DE UNIDADES MILITARES TIPO DE SECCIÓN Y COMPAÑÍA.1993-1996 Y 2001-2002

-ANALISTA DE INTELIGENCIA. 1996-1998

-JEFE DE SECCIÓN EN E.E.MM. DE REGIÓN Y ZONAS MILS. 2002-2006

-JEFE DE GRUPO DE INTELIGENCIA. 2006-2008 Y 2010-2012.

-JEFE DE SECCION DE PNAL., ABASTECIMIENTO Y AYUDA. 2008-2010

-DIRECTOR GENERAL ADJUNTO DE NEGOCIOS DE BANEJERCITO. 2012- 2015

-SUBJEFE DE ESTADO MAYOR Y VOCERO DE LA 4/a. Z.M. 2015-2016.

-SEGUNDO COMANDANTE DE JEFE DEL GPO. CMDO. DEL 44/o. BTN. DE INF. 2016-2016

-SUBSECRETARIO DE SEGURIDAD PÚBLICA Y PREVENCION Y READAPTACION SOCIAL DE LA SECRETARIA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL ESTADO DE SINALOA. 01 DE ENERO DEL 2017 A LA FECHA.

-SECRETARIO DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL ESTADO.

ESCOLARIDAD:

-LICENCIATURA EN ADMINISTRACIÓN MILITAR

-MAESTRÍA EN ADMINISTRACIÓN NAVAL

-MAESTRÍA EN ADMINISTRACIÓN DE NEGOCIOS


Más de Manuel Aceves