No es una pausa

Vivimos inquietos tratando de adivinar con zozobra lo que el futuro nos depara; en estas visiones, algunos se desalientan y otros viven de la esperanza, pero compartimos el pensar que algún día todo esto pasará y será solo un capítulo más en los libros de historia.

Sin embargo, situándonos con los dos pies bien plantados en el lugar que nos corresponde, que es el presente. Debemos ver la pandemia como lo que es, nuestra realidad, no una etapa y mucho menos una pausa.  

Ahora que estamos de frente a los días contados, que el ritmo es frenético y todo cambia de la noche a la mañana, no debemos dejar para después nuestros planes y proyectos, mucho menos si son tan esenciales como la educación.

Evadir un problema no equivale a solucionarlo, así que, decidir que los estudiantes dejen la escuela, no luce como la mejor de las opciones. En apariencia nos ahorramos el estrés, la frustración y dinero que nunca está de sobra en casa, pero la factura a pagar es alta. Muchos padres han tomado la decisión de esperar a que se retomen las clases presenciales, para volver a mandar a sus hijos a la escuela, mientras tanto ¿Qué es de estos estudiantes?

Aunque la recomendación sea quedarse en casa y todavía no tengan acceso a una vacuna, muchos se encuentran trabajando aun sin necesidad, solo por matar un poco de tiempo; otros pasan día y noche, conectándose de un dispositivo a otro, dejando la mente ociosa y muchos más, haciendo todo tipo de planes, que no contemplan fomentar un poco su educación.

Es una realidad, incluso la de muchos alumnos que, sí se encuentran inscritos a un programa educativo y han decidido, sencillamente, no mandar ya las tareas. Nuestro error, es querer darnos el lujo de prescindir de la educación, ahora que la pandemia supone un retroceso en muchas esferas, y la educación es el único camino por el que logramos progresar como país.

¿Qué nos sucede? no necesitamos que estudiar sea una orden ni una obligación, debemos luchar por acceder a la educación. Tomar la oportunidad y aceptar el reto, de seguir estudiando, que, por esfuerzo y ganas de salir adelante, no quede.

Pero ojo, muchos están en esta guerra sin fusil, necesitan apoyo, herramientas y medios para continuar; si tú o tus hijos están en una situación como esta, no lo dejes como asunto familiar, hay que hablarlo, pedir ayuda, ver quien tiene y puede, apoyarnos como comunidad, dividir entre nosotros los problemas, pero no frenarnos; pide y se te dará.

Ahora mismo, necesitamos más profesionistas, asi como, el nacimiento de mentes resolutivas, abiertas y avivadas por el conocimiento, necesitamos gente como tú, querido estudiante, asi que no abandones la lucha y sociedad, por favor no abandones a tus estudiantes, esto no es una pausa, ayudémonos a continuar.

Aracely Ceballos

FB: Aracely Ceballos (Chely)

TW: @Chely_Ceballos


Más de Aracely Ceballos