Elígete a ti

Todos los días tenemos de frente un cúmulo de decisiones necesarias de tomar pero, al final, errores y aciertos son lo de menos; la vida se determina más por aquello a lo que damos prioridad; porque es ahí, donde se define si el tiempo es invertido o desperdiciado, si abona a nuestra vida o nos deja como estamos.

Estas pequeñas decisiones que tomamos cada día, desde que abrimos los ojos, desde que nos inundan los primeros pensamientos y nos enfocamos en algo, como primera acción de la mañana, en realidad, son nuestra vida entera, porque somos ese instante, el presente.

Sin embargo, no siempre estamos a cargo de nuestra vida, ni somos conscientes del poder de las decisiones, así que, la mayoría de las veces dejamos que el entorno, las circunstancias y las personas que nos rodean, sean las que decidan sobre nuestra vida y persona.

Quizás por miedo a hacernos responsables, por miedo a equivocarnos o por no sabernos ver como una prioridad. Sucede y sin ser consciente dejas que tus decisiones, tus emociones, tus planes y el día a día dependan de todo, excepto de ti.

Una persona que renuncia así a ser dueña de su vida, jamás esta para sí misma, todo lo pospone y hace al lado sus propios planes y sueños, para dar prioridad a los de otros. Permite que le roben el tiempo asuntos que no lo necesitan, que no nutren y mucho menos le acercan al lugar donde quiere estar.

Por ejemplo, quizás has estado eligiendo no ser dueño completamente de tu vida para que otros sean felices, para no ser quien queda mal, quien cancela, quien se marcha o quien se atrevió a decir "en esta ocasión no".

Y, sí, ellos tendrán aparentemente un excelente amigo, vecino o pareja, mientras tú dejas tu vida y tus sueños empolvándose en un cajón. Y creo que está de más decirte, que llenaras aún más cajones, pero de arrepentimientos.

Por ello, no tengas miedo de hacer cosas también por ti y para ti, de decir que no de vez en cuando para tener una cita o una reunión contigo mismo, de verte también como una prioridad.

Escucha tu cuerpo, atiende sus enfermedades, deja que fluyan tus emociones, que tu bienestar, tu salud mental y desarrollo personal, siempre serán más importantes que la opinión de otras personas o el compromiso al que dijiste que irías, si tú estás bien, todo será posible y se acomodará.

Y si tienes que quedar mal con los demás para estar contigo, hazlo. Elígete a ti, ayúdate a crecer, cree en tu propio potencial y demuéstrate amor a cada momento, que esto no es narcisismo ni egoísmo, cuando al final del día eres todo lo que tienes. Sé dueño de ti.

Aracely Ceballos

FB: Aracely Ceballos (Chely)

TW: @Chely_ceballos


Más de Aracely Ceballos