Envejecer

Edith Sánchez, periodista colombiana, nos habla del envejecer inteligentemente:

Se supone que una persona que envejece debe tener mala memoria, pésimo oído y enfermedades por Nada más doquier. También se cree que ya no está en edad para enamorarse y que, por supuesto, no tiene sexualidad, ni necesita de ella para vivir adecuadamente.

Nada más falso que todos esos prejuicios. En realidad, son creencias que no corresponden a lo que establece la ciencia, sino más bien a lo que promueve la cultura. La juventud es un valor casi absoluto en nuestra sociedad y todo lo que no corresponda a ella es visto como deterioro. Pero no es así.

El doctor Robinson Cuadros, médico geriatra que atiende pacientes en España y Colombia, tiene una visión diferente. Él y otros geriatras que han estudiado y verificado los cambios en los adultos mayores aseguran que vejez no es sinónimo de enfermedad; que ninguna de las funciones físicas o emocionales tienen por qué perderse con la edad; y que debe rescatarse la dignidad de los ancianos, dándoles en la sociedad el lugar que merecen.

Para lograrlo, el especialista en geriatría dice que hay que prepararse de manera inteligente para envejecer. ¿Qué significa esto? En primer lugar implica el manejo adecuado de la pérdida de masa muscular. A partir de los 30 años todas las personas perdemos el 1 por ciento de masa muscular por año. Después de los 60 años ese porcentaje se incrementa a un 6 por ciento. A ese ritmo, la pérdida de masa muscular es muy elevada y constituye la principal causa de las dificultades para mantener la buena postura al caminar y la resistencia en las actividades cotidianas. Es además la causa del 87% de las caídas en las personas mayores. 

La pérdida de masa muscular se puede evitar haciendo ejercicio, pero lo más importante es comenzar a cambiar la mentalidad.  Envejecer no es postrarse, ni renunciar a la vida. Podemos estar viejos y aunque, por supuesto, no vamos a tener la misma vitalidad de los veinte años, sí podemos llevar una vida plena y gratificante. (Hasta aquí Edith Sánchez).

Comentario de JPR:

Finalmente, después de reportar con la ayuda del Dr. Robinson Cuadros los deterioros que el paso del tiempo impone a los ancianos, Edith Sánchez sostiene que "envejecer no es postrarse ni renunciar a la vida" y que a pesar de la vejez y de no tener 20 años, podemos tener "una vida plena y gratificante".

Eso suena muy bonito, no hay duda, sin embargo las limitaciones físicas y culturales siguen ahí en la vida diaria a pesar de nuestros buenos deseos.

La realidad es que el envejecimiento es un proceso complejo en una sociedad que percibe a la juventud como una realidad a favor de la vida y la vejez como a un proceso cercano a la muerte.

Difícilmente podríamos cambiar esa perspectiva en un comentario tan corto como éste.

La cultura dominante hace eso: domina.

Tal vez después de algunas generaciones se pueda invertir el concepto de vejez como un fenómeno a favor de la vida.

A pesar de su actual cercanía a la muerte.

Piénsele bien y seguiremos platicando...

WhatsAp0p6688568565; jperezrobles@gmail.com; JPR210503Envejecer.docx; 18:37; 2637


Más de Javier Pérez Robles