buscar noticiasbuscar noticias

Armadores no quitan dedo del renglón por subsidio del diésel marino

El precio que se paga de 21 a 22 pesos por litro de diésel está por encima de los niveles de captura de camarón y sacó del negocio a parte de la flota.

Mazatlán, Sin.- Los empresarios pesqueros no quitarán el dedo del renglón en busca de mejorar el precio del diésel marino, porque les ha restado competitividad y rentabilidad, al grado de que parte de la flota camaronera está fuera del negocio.

Pese a estar consciente de que es un tema que sólo resolverá el Presidente de México, Humberto Becerra Batista, dirigente de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera (Canainpesca), indicó que se hacen las gestiones con la Secretaría de Hacienda en lo referente al tema del diésel, como también se apela a los legisladores de todas las fracciones partidistas a fin de que resuelvan a favor de un subsidio en el precio en consideración del impacto social que tendría parar la flota.

Armadores no quitan dedo del renglón por subsidio del diésel marino

"Seguimos gestionando con hacienda, no quitamos el dedo del renglón porque está de locura el precio, para empezar hay flotas que no aguantan ya el precio, están fuera del negocio, aquí un precio de 21 y  22 pesos, que no lo podemos pagar, la flota camaronera no lo puede pagar, no hay un mundo de camarones para pagar un precio así, entonces el impacto social de empleo, de derrama económica, de recabar impuestos por parte del gobierno,  pues se va a perder también", subrayó.

El empresario pesquero destacó que, en la actualidad, el precio del diésel marino los deja fuera de competitividad en mercados internacionales y, en cuanto a la rentabilidad, ésta temporada fue insostenible para algunas embarcaciones, que ya se quedaron amarradas a puerto en últimas temporadas pesqueras.

Dejó en claro que, para los armadores, la petición de un precio subsidiado de diésel marino es justa y legítima en la medida de la cadena de beneficios  que otorga la pesca, que van desde el trabajo directo a pescadores, consumo a proveedores, además de contrataciones por labores de embarque, desembarque,  prestadores de servicios y la comercialización.