Para iniciar el Año

BBC Mundo nos trae este interesante artículo.

Después de los excesos de las fiestas de fin de año, los compromisos para lograr un estilo de vida más saludable están a la orden del día.

Las promesas son simples, aunque, básicamente, se trata de reemplazar viejos malos hábitos por otros que hagan bien a tu mente y a tu cuerpo.

Sin embargo, cumplir las promesas de año nuevo suele ser más difícil de lo que parece. Por ello, lo primero que hay que evitar es desesperarse y para esto la psicología puede ayudarnos con algunas recomendaciones que aumentarán tus probabilidades de éxito.

1. Persistir. El psicólogo Richard Wiseman, de la Universidad de Hertfordshire, en Reino Unido, investigó las claves para mantener las promesas de cambio. "Las tentaciones van a volver regularmente —dice Wiseman— pero hay que entender que un tropezón no es una caída. Es muy probable que los viejos hábitos regresen con alguna regularidad, con lo cual es importante ver esos reveses como temporales y no como una excusa para abandonar el proceso de cambio por completo. El fracaso ocasional es la principal causa que frena a la gente".

2. Crear redes de ayuda. No es ningún secreto: con ayuda, las cosas son más fáciles. El apoyo de la familia, los amigos e incluso los compañeros de trabajo resulta fundamental para que logremos sostener los cambios y no perdamos de vista los objetivos.

3. Llevar un registro del cambio. Esto puede ayudar considerablemente en el proceso, no sólo porque obliga a revisar conductas a menudo sino también

porque permite poner en perspectiva los logros acumulados. Por ejemplo, es importante apuntar cada visita al gimnasio, o cada vez que se logra resistir la tentación de comer un alimento nocivo para tu salud.

4. Plantearse objetivos alcanzables. Los psicólogos no se cansan de repetir esta máxima: las resoluciones tienen que ser alcanzables. Objetivos a la medida de nuestras posibilidades y cuya consecución sea medible y verificable. Si no puedes tener galletas en casa porque te las comes todas, simplemente no las compres.

Ponerse como meta correr una maratón este año, por ejemplo, puede ser demasiado para alguien que no tiene el entrenamiento adecuado. Mientras que el vago propósito de "ponerse en forma" puede ser difícil de medir.

"Quizá sea más efectivo comenzar diciendo ´voy a ir al gimnasio una vez por semana´ y luego incrementarlo a dos veces", aconseja Wiseman.

Y es importante ser realista: para aumentar las oportunidades de éxito, es mejor elegir un objetivo en el que puedas concentrarte, más que tener un montón de promesas que de antemano sabes que no podrás cumplir. (Hasta aquí BBC Mundo).

Comentario de JPR:

En realidad, todos los esfuerzos por iniciar bien el año son bienvenidos. Si serán realizables o no es un asunto del azar, por tanto son impredecibles.  

Con todo, el esfuerzo por actuar mejor al principio de un año es bienvenido por la cultura y el sentido de eficiencia, así ni usted ni yo podemos criticar demasiado un intento como este.

Lo único que deseamos es que su proyecto resulte satisfactorio. 

Piénsele bien y seguiremos platicando...

WhatsApp: 6688568565

jperezrobles@gmail.com


Más de Javier Pérez Robles