Quirino y AMLO: ¿Hay pacto?

En Sinaloa, el sueño de la clase política se muestra escurridizo y travieso. El insomnio, su cruel y acérrimo enemigo, les está ganando la batalla en estos aciagos días de efervescencia electoral.

El sueño, como esencia del descanso físico y mental de los individuos, escapa por las rendijas de sus puertas y ventanas en una evidente negación de ofrecerles ese aliciente espiritual.

Los lejanos ladridos de los perros que asemejan carcajadas siniestras que acompañan al misterio de las noches oscuras, cumplen su cometido de evitar el acogedor descanso de esas personas.

Es entonces, cuando mi pregunta, surge quizá impertinente, aunque necesaria; ¿Qué penas aquejan a la clase política, para padecer tan cruel martirio?.

La respuesta parece lógica y sustentada; Son las ansias locas por saber los nombres de las personas que serán favorecidas con las candidaturas, hacia las elecciones del 6 de junio de este naciente año. 

Si fuere así, habría que lamentarlo, ya que el insomnio político pareciera prolongarse por algunos días o semanas más, dada la gran complejidad que los distintos Partidos políticos están enfrentando para la designación de las citadas candidaturas.

EN EL OJO DEL HURACÁN LOS ASPIRANTES DEL PRIAN-PRD

Y es que en el camino hacia las designaciones, los líderes de los Partidos han dicho que primero tendrá que ser la designación de candidatos a Gobernador y enseguida el resto de los cargos por disputar.

En esa tarea, los Partidos, tanto los que irán en coalición, como los que participarán con sus propias herramientas políticas, llevan varios días con rounds de estudio y tanteo, sin definir la totalidad de las candidaturas.

Buscan todos, medir al adversario y en base a la fortaleza o debilidad en ellos observada, designar al candidato con quien según su criterio pudieran triunfar.

En Sinaloa, hasta este día, sólo dos Partidos han lanzado al ruedo a sus candidatos. Morena juega con Rubén Rocha Moya y Movimiento Ciudadano con el expriista Sergio Torres Félix.

Entre los institutos políticos con fuerza importante y dignos de enunciar, sigue pendiente el Partido Sinaloense-PAS- de Héctor Melesio Cuén Ojeda, al cual no se debe perder de vista cuando decida el rumbo que tomará en esta contienda electoral.

Y desde luego, falta definir el candidato de la coalición PAN-PRI-PRD, quienes se sin duda serán los grandes protagonistas de la justa electoral de este 2021 en su guerra contra MORENA el Partido en el gobierno.

Es entendible que alcanzar un acuerdo entre un perro, un gato y un ratón, no es tarea fácil de sortear, y así se observa y se entiende la tardanza de los aliancistas para tomar los acuerdos necesarios.

Sin embargo, lo importante para esa alianza es que ya dieron el primer paso con el acuerdo para que el candidato de esa coalición sea un hombre, y aún más, que sea el PRI quien defina la candidatura.

PARA EL PRIAN-PRD,  SOLO QUEDAN CINCO PROSPECTOS.

Los que se dicen enterados de los manejos cupulares de los partidos coaligados aseguran que para el candidato de la alianza opositora denominada "VA POR MEXICO" la decisión está cerca de ser tomada.

Incluso, van más allá al asegurar que el número de aspirantes a suceder a Quirino Ordaz Coppel se reduce a solo Cinco priistas.

Jesús Valdés Palazuelos, Juan Alfonso Mejía, Javier Lizárraga Mercado, y los bateadores emergentes Mario Zamora Gastélum y Ricardo Madrid Pérez.

Pero la pregunta surge con fuerza arrolladora; ¿Por cuál de los posibles CINCO se inclinará el PRI?.

Columnistas destacados de corte nacional, lo mismo que periodistas locales allegados a las cúpulas del poder político y económico de Sinaloa, aseguran que el nombre resultará de la decisión que tomen de manera consensuada el gobernador Quirino Ordaz y el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y es que dicen los citados analistas, que  la gubernatura de Sinaloa incluso ya fue pactada. Claro, la versión puede ser cierta, y puede también ser falso, sin embargo la duda prevalece.

Pero lo que los expertos en el tema no aclaran, es lo esencial del asunto, es decir, si el supuesto acuerdo Quirino-AMLO fue para que la gubernatura la gane Rubén Rocha Moya, en su defecto, para que la elección la gane el PRI con sus aliados. Son dos posibles coyunturas.

Lo que sí especulan es respecto a la posibilidad de que AMLO lo que busca con su pacto son Diputaciones federales, y si en esa negociación debe entregar la gubernatura, piensa el mandatario que bien valdría la pena.

Pero claro, si en la negociación logra también la gubernatura, le sería particularmente satisfactorio. Y sin duda gratificante para el gobernador que decida sumarse a su proyecto.

Ante ese supuesto escenario, la pregunta se hace otra vez necesaria; ¿Si el dichoso pacto lleva implícita la derrota de Rubén Rocha Moya, quien sería el candidato  del PRIAN?

La respuesta es sencilla; El designado, sería el hombre que cuente con el mayor afecto, confianza, cercanía, y además haya dado señales de lealtad a quien gobierna actualmente nuestro Estado.

Por otra parte, la realidad sobre la verdad o mentira respecto al multicitado pacto, quedará aclarado al momento en que se dé a conocer el nombre del candidato que lance el PRI a la gubernatura de Sinaloa.

1.- Si la candidatura recae en "Chuy" Valdés, sin duda iría en calidad de sacrificable, y sabremos que en el pacto AMLO se sirvió con la cuchara grande, al favorecer el triunfo de Rubén Rocha Moya, y negociar de paso las Diputaciones.

2.- En el supuesto de que la candidatura recayera en Juan Alfonso Mejía o en Javier Lizárraga, el pacto iría encaminado a liquidar las aspiraciones de Rubén Rocha Moya, ya que de todos es sabido que los dos mazatlecos son las cartas con que el gobernador comulga para dejarlos en su lugar.

3.-Quirino Ordaz no querrá enviar a una guerra perdida, y menos truncar la carrera política de dos de sus grandes amigos y fieles aliados como son Javier Lizárraga y Juan Alfonso Mejía, de ahí que el enviar con cualquiera de sus dos secretarios del gabinete, quedaría en claro que iría en busca del triunfo electoral.

Para llegar a esa conclusión bastaría con realizar una especie de experimento de medición en materia de simpatías, afectos e intereses políticos, sociales y empresariales entre el gobernador Quirino Ordaz Coppel y los Cinco prospectos a sucederlo en el cargo, para saber quiénes son sus verdaderos gallos.

En el caso de Ricardo Madrid y Mario Zamora, diremos que quizá sean las cartas guardadas por el gobernador para una posible salida de emergencia, o en su defecto, calentarlos para otra candidatura...Podrían ser las alcaldías de Culiacán y de Ahome respectivamente


Más de Armando Ojeda