¿Qué dirá la vida de ti?

Sin duda, este año nos puso a prueba y nos dio una sacudida tremenda, vino con una lista de lecciones, que está en nuestra reflexión interna averiguar si las aprendimos o no.

Decimos muchas cosas de la vida: que es difícil, es complicada, que da y quita, que muchas veces es injusta, dolorosa, para algunos hasta cansada y aburrida, que la vida no es color de rosa, pero te has preguntado ¿qué dirá la vida de ti?

Somos seres caóticos, que encuentran defectos en todo, que van por la vida contabilizando las cosas malas que pasan a diario, que se acobardan, que reparten culpas, que guardan rencores y acumulan todo, hasta la tristeza y el estrés.

Seres humanos, que fallan constantemente, pero que, en lugar de aceptarlo, le reclaman a la vida, ¿pero, qué culpa tiene ella? Si nos complicamos innecesariamente, sin darnos cuenta.

Incluso, en lo más simple, como tener un mal día y llegar a casa repartiendo quejas, porque sientes que llevas una "vida de perros". Como quien aún no se conoce, ni sabe cuál es su pasión o su sueño, no tiene metas y dice que "la vida no tiene sentido". O quien pasa todo el día frente al teléfono, haciendo nada y asegura que "la vida es aburrida".

Quizás, si la vida nos dedicara unas palabras, nos diría: Deja de complicarlo todo. Todas esas cosas que crees que necesitas para llevar una buena vida, en realidad son solo añadiduras, deja de buscar afuera lo que llevas dentro, la felicidad, el amor y la fortaleza.

¿De qué te ha servido quejarte? Si no todo lo malo es así como lo vemos, porque cuando se hace lo que se quiere, cuando te ilusionas, cuando sueñas y cuando tratas de avanzar, corres el riesgo de caer; pero que quede claro, que no es la vida tratando de romperte.

Después de todo, nada sería emocionante sin un poco de riesgo, si lo tuviéramos todo a la segura, si no tuviéramos la necesidad de soñar y esforzarnos, para alcanzar lo que queremos, ¿qué clase de vida estaríamos teniendo?

Nuestros males no son eternos, todo un día se olvida y siempre habrá cosas que no podremos evitar, que nos cambiará la vida y los pasos, como ahora. Pero finalmente, eres tú quien decide la manera de ver las cosas y como ellas impactarán en tu persona, tú decides en qué dirección, en que velocidad y con qué actitud.

Si tan solo pudieras ser como un niño que da amor sin complicaciones, que olvida fácilmente, que el coraje le dura poco, se ríe de sí mismo y llora cuando quiere sin importar delante de quien, que no necesita mucho para estar feliz; sin duda alguna la vida sería el gesto más grande que pudieran darte y por el cual estuvieras agradecido, vivirías sencilla y plenamente.

A veces son nuestras actitudes, nuestro desinterés y nuestra idea errónea de la felicidad, lo que nos complica la existencia, pero somos seres cambiantes. Asi que, a partir de ahora, perdona y perdónate, permítete ser humano, ama incondicionalmente, haz el ridículo, equivócate sin atormentarte.

No seas tan perfecto, mira la belleza en lo que te rodea, relájate, come despacio y respira profundo, vive realmente, como si solo tuvieras este momento, porque es verdad, justo ahora, es todo lo que tienes.

El que la vida sea fácil o complicada, depende únicamente de quien la vive.

¿Qué dirá la vida de ti?

TW: @Chely_Ceballos

FB: Aracely Ceballos

WA: 6981163315


Más de Aracely Ceballos