"Lupe" Robles: Muchas lecturas

La lucha política que las fuerzas del PRI libran en Sinaloa, por la conquista de las candidaturas se torna cada día más intensa y por demás interesante.

Carlos Iriarte Mercado Coordinador del CEN del partido en Sinaloa tiene una tarea difícil de cumplir. Está metido en un brete, diría "mi Nana Corne".

Y es que tiene a su lado no sólo al Presidente estatal Jesús Valdés Palazuelos quien, como se sabe, es fuerte aspirante a la candidatura a gobernador, lo que significa una presión muy significativa para su libre ejercicio  político.

Y desde distintos flancos partidistas, el coordinador del CEN debe sortear igualmente la presión de los grupos internos que impulsan otras candidaturas y exigen nuevas formas de hacer política, como es el caso del naciente "Frente Político Sinaloa", que encabeza el líder político Jorge Abel López Sánchez.

Pero, si al coordinador Carlos Iriarte se le está "mamando la vaca", la tarea encomendada se le complica todavía más, ya que desde México su líder nacional Alejandro Moreno "ALITO" no le da tregua y le exige buenos resultados en "la ordeña".

Y, desde luego, el enviado nacional del PRI siente la mirada vigilante y siempre estrecha del gobernador de Sinaloa Quirino Ordaz Coppel, quien como es lógico suponer, busca impulsar sus propios proyectos.

Precisamente, la forma en que el gabinete del Gobierno del Estado se empieza a desgranar es un claro indicativo de que desde el palacio de Insurgentes se empiezan a mover las piezas del ajedrez político- electoral.

LA RENUNCIA por ejemplo, del coordinador general de asesores Guadalupe Robles Hernández pudiera tener varias lecturas.

Aunque hay que decirlo, para ofrecer una justa interpretación política de la renuncia de uno de los funcionarios del gabinete de gobierno más cercano e influyente en el ánimo de Quirino Ordaz, como lo fue Robles Hernández, se hace necesario conocer el ADN de éste reconocido político oriundo de Guamúchil Sinaloa.

Y es precisamente por el conocimiento que me jacto tener de la forma de pensar, planear y hacer las cosas de "Lupe" Robles, como lo conocemos los amigos de antes y algunos de hoy, es que me atrevo a presentar algunas observaciones que, por los hechos antes citados, me parecen pertinentes.

Así expuesto, debo decir que el hoy ex - Coordinador de asesores de Quirino Ordaz Coppel es u hombre serio, inteligente, profesional, pragmático, calculador, responsable y muy fino en materia de la conciliación política. Suele además ser leal con sus ideales y también con sus jefes del momento.

Muchas virtudes para un solo hombre, podría usted señalar, sin embargo, debo aceptar que esa es mi percepción personal de dicho personaje, de quien habría que agregar que se ha desempeñado en funciones en todos los poderes de la República, como el legislativo, ejecutivo y judicial, sin dejar de mencionar su incursión en el periodismo.

Y mire usted, si yo tuviera la oportunidad de poder dialogar o entrevistar a Guadalupe Robles, -cosa que ayer intenté sin éxito- lo haría objeto de algunas interrogantes que periodísticamente me parecen interesantes de plantear.

Me habría gustado preguntarle cómo se dio su despedida con el gobernador Quirino Ordaz... si fue fría, tibia o cordial.

Sin duda que su respuesta sería lo que en varias ocasiones me ha comentado.

"Muy respetuosa, cordial y en un marco de un excelente entendimiento".

Pero

Ya entrado en la materia de la especulación, tendría que señalar de manera personal, que, en el terreno político la liga se sigue estirando.

Ayer por cierto, un amigo me aseguraba que Guadalupe Robles podría ser el relevo de Jesús Valdés Palazuelos en la dirigencia estatal del PRI.

Mi respuesta a esa sola posibilidad la expuse, argumentando algunas consideraciones necesarias y pertinentes, que se basan precisamente en lo que conozco de la personalidad del personaje en mención.

1.- Yo veo difícil, le dije, que acepte la oferta de ocupar la dirigencia del PRI en estos momentos en que el partido se encuentra fragmentado y políticamente debilitado... A menos ñ, claro, que el premio fuera una Diputación por la vía plurinominal.

2.- Pero, si en efecto, la renuncia de Robles Hernández a la Coordinación de Asesores, hubiera sido para mandarlo a ocupar la dirigencia del CDE del PRI, estaríamos ante la posibilidad de un acuerdo ya pactado entre Quirino y "ALITO" para que "Chuy" Valdés sea el abanderado del PRI  a la gubernatura.

3.- Y mi tercera apreciación sobre el tema, sería más que una conjetura, una interrogante.

¿Le permitirá a Guadalupe Robles Hernández su perfil de hombre armonioso, tranquilo, amistoso, mesurado, respetuoso y proclive al diálogo conciliador, poder enfrentar y responder a los señalamientos y conductas rijosas, bélicas y agresivas que seguramente se dará entre los líderes de los partidos, la militancia y los propios candidatos, durante las campañas electorales?.

Y es que tanto los priistas, y quien resulte ser el candidato a gobernador no querrán una especie de líder adoctrinado con la idea de que el respeto al insulto ajeno es la paz.

Es decir, la militancia del PRI requiere un líder aguerrido, valiente y decidido y hasta cierto punto peleonero, que defienda y le entre de frente al debate de las fuertes discusiones que sin duda se generarán entre candidatos en las campañas por venir...

Y la última gran pregunta... ¿Le respondería en tono agresivo a Sergio Torres Félix, cuando éste en calidad de candidato a gobernador le dirija ataques al gobierno de Quirino Ordaz y al mismo PRI?... Es pregunta... Que la responda quien quiera hacerlo.

EN EL PAN, mientras tanto, se pudiera pensar que el ideal sería Adolfo Rojo Montoya, con trayectoria y capacidad ya probada tanto en el terreno político como en tareas de responsabilidad gubernamental.

Pero hay que decirlo, desde otros flancos de Acción Nacional se han dejado sentir voces a favor de la posible candidatura de Heriberto Félix Guerra, el personaje que en el año 2004 dificultó seriamente el parto político del PRI con su candidato Jesús Aguilar Padilla en la lucha que ambos libraron por la gubernatura de Sinaloa.

Sin embargo, se considera también que la posible candidatura de Félix Guerra podría presentar algunos inconvenientes, que paradójicamente representa su parentesco con la Familia Clouthier Carrillo.

Sobre éste punto habrá quien podría refutar mi argumento de que el parentesco de Heriberto Félix con los Clouthier, más que un inconveniente, debería de observarse como un punto a su favor.

Y claro, desde la lógica política, esa posible observación debiera ser considerada como válida, lo que en los hechos, me obliga a exponerlos.

¿ LUCHARIA  HERIBERTO SIN EL RESPALDO DE LA FAMILIA CLOUTHIER?

El político y empresario Heriberto Félix Guerra, está felizmente casado con Lorena Clouthier Carrillo, hermana de Manuel, Tatiana y Rebeca, los tres aguerridos y muy dinámicos miembros de esa honorable y legendaria familia, quienes en los últimos años han renegado de las siglas del PAN.

Manuel, el junior de "Maquío" trabaja ya para conseguir la candidatura independiente al gobierno de Sinaloa. De lograrlo se convertiría en adversario de todos los partidos, incluyendo por supuesto, el PAN.

Tatiana su hermana, ligada estrechamente al Presidente Andrés Manuel López Obrador, se mueve sigilosamente para alcanzar la candidatura de MORENA al gobierno del Estado de Nuevo León.

REBECA CLOUTHIER apenas el año pasado renunció a  su militancia en el  PAN tras sentirse traicionada por ese partido político en su lucha electoral por lograr la Presidencia municipal de San Pedro Garza en Nuevo León.

Es de tal manera en esos tres aspectos, donde fundamento mi análisis respecto a los asegunes que la candidatura panista de Heriberto Félix Guerra tendría que sortear en el caso de que el ala de apoyo que tiene en el blanquiazul logre repetirle la oferta de ser su candidato al gobierno de Sinaloa. 

LA PREGUNTA OBLIGADA; ¿Tendría Félix Guerra posibilidades de ganar las elecciones del año entrante, sin el apoyo mediático que representa el peso del apellido Clouthier, y sin la fuerza política que el PAN tenía en el año 2004, cuando estuvo a unos cuantos votos de lograr la gubernatura?... Yo tengo mis dudas.


Más de Armando Ojeda