buscar noticiasbuscar noticias

Pocas capturas y diésel caro, armadores amarrarán más barcos

La temporada de captura de camarón es calificada como la peor de la historia por los nulos apoyos, las bajas capturas y los obstáculos de la API.

Los Mochis, Sin.- Barcos camaroneros regresaron de su primera salida de capturas desde el levantamiento de la veda, con muy bajas capturas y sin la posibilidad de comprar diésel marino por la imposibilidad de  recuperar costos para avituallar de nuevo, y así  continuar labores de captura del crustáceo en altamar.

Jesús Omar Lizárraga Manjarrez, presidente de la Unión de Armadores del Litoral del Pacífico, reveló que podrían quedar sin trabajar el 60 por ciento de los barcos ante la falta de recursos.

Pocas capturas y diésel caro, armadores amarrarán más barcos

"Alrededor del 60 por ciento que salió a la pesca en altamar, ya el 95 por ciento de ese 60 por ciento ya culminó el primer viaje de la temporada, de ese porcentaje hay algunas que se van a quedar amarradas, ya que no pudieron captar lo suficiente para cubrir sus costos de operación, el otro porcentaje ya está saliendo a un segundo viaje, esperando que se recupere la producción, que puedan pescar lo suficiente para cubrir los costos, con toda la fe de poder de volver a salir a un tercer viaje", mencionó. 

Por su parte, Carlos Sotelo Monge, Presidente de la Federación de Cooperativas Pesqueras de Altamar del puerto de Topolobampo, lamentó la difícil situación que vive el sector pesquero de altura, por la falta de incentivos fiscales para el diésel marino y la presión que está ejerciendo la Secretaría de Marina y API sobre los distribuidores de diésel que dan el combustible más barato. 

"El diésel en sí está muy caro, es uno de los motivos por lo que hace más difícil esta temporada; hemos estado tratando de establecer un diálogo, hemos tenido dos reuniones buscando ya con la dirección de API con su personal, buscando la flexibilización y si le pedimos encarecidamente que no trunquen el derecho al trabajo", mencionó.

Por cada viaje se requieren alrededor de un millón 300 mil pesos para avituallar la embarcación mayor la cual dura alrededor de un mes en altamar esperando tener las mejores capturas.