Pensándolo bien Calmar la Ansiedad

Meghan T. Walls, psicóloga de la Universidad de La Salle, en Filadelfia, EUA nos habla del coronavirus:

Si está estresado por el coronavirus, usted no es el único. El Covid-19 ha afectado casi todos los aspectos de nuestras vidas y está influyendo en la vida que llevamos cada día.

La ansiedad es una emoción normal y sirve como una señal a la que debemos prestar atención para protegernos. La ansiedad nos alerta. Y nos lleva a adaptarnos. Pero, cuando nos sentimos agobiados o superados por la ansiedad, esta emoción nos puede perjudicar en vez de ayudarnos.

¿Qué hacer para afrontar la ansiedad en estos días de Pandemia?

Perciba, etiquete y acepte sus emociones. Cuando se sienta ansioso, dígase a sí mismo con calma: "Bueno, aquí está mi ansiedad otra vez". El mero hecho de ponerle nombre a lo que sentimos nos ayuda a reducir lo que nos preocupa.

Practique la respiración. El hecho simple de detenerse y respirar lo puede tranquilizar en un momento difícil. Puede ayudar el hacer una pausa antes de reaccionar y elegir cómo reaccionar.

Acérquese emocionalmente a los demás. Mantenerse en conexión con sus amigos y familiares es bueno tanto para usted como para ellos.

Practique la gratitud. Percibir que estamos agradecidos es un poderoso remedio contra la ansiedad.

Manténgase activo. El ejercicio físico relaja. Genera hormonas que estimulan el sistema inmunitario.

Mantenga su equilibrio. Calmar la ansiedad no significa ignorar los problemas; se trata de encontrar nuestro equilibrio para poder afrontar bien las cosas; o sea que podemos ayudarnos a nosotros mismos y a los demás, a pesar de esta situación. Podemos mantener la calma y la sensación de bienestar incluso cuando estamos afrontando una gran incertidumbre.

Y, finalmente, si tiene dificultades para dormir, comer o relacionarse con los demás como lo hacía antes de la Pandemia, pida ayuda. ¡No tema pedir ayuda durante esta etapa estresante! 

(Hasta aquí Meghan T. Walls).

Comentario de JPR:

El fenómeno al que el ser humano está expuesto en la actualidad lo ha obligado a tomar medidas globales contra el contagio en todo el mundo con medidas restrictivas del contacto físico y respiratorio en la continuidad diaria con los miembros de la familia.

Son de esperarse reacciones de ansiedad que disminuyan la capacidad de serenidad familiar adulta en todos los casos. Por supuesto que debemos estar enterados de esta condición para confrontar tales hechos que obviamente perjudicarían a la buena relación familiar. Megan T. Walls nos lo advierte y nos trae ahora algunas actitudes contra ello.

Podemos entender que mientras logremos el control de nuestra propia ansiedad necesitamos recuperar la confianza entre los miembros de la propia familia y las demás actitudes afectivas que son la óptima defensa contra la ansiedad.

Aprender a ser tolerantes, no solo exigir tolerancia.

Piénsele bien y seguiremos platicando. 

WhatsApp: 6688568565

jperezrobles@gmail.com


Más de Javier Pérez Robles