Sergio Torres... Sin Pesca y sin PRI

La renuncia muchas veces anunciada de Sergio Torres Félix a la Secretaría de Pesca del Gobierno del Estado finalmente se dio este miércoles.

Dos tiros en uno: deja la Secretaria de Pesca y, con esa medida, evidentemente deja también al PRI, el partido de sus amores.

El hecho ocurrió la mañana de este miércoles 4 de noviembre. En rueda de prensa, el también exalcalde de Culiacán dio a conocer que su renuncia la presentó por escrito al gobernador Quirino Ordaz Coppel y lleva la etiqueta de irrevocable.

Fue, hasta donde entiendo, una carta de renuncia con un mensaje de despedida y un inocultable contenido de desencanto e indignación de parte del renunciante.

El contenido de la carta renuncia despide un evidente olor a reclamo y un discurso muy parecido al que dirigiría un líder o candidato de oposición a un mandatario. Hasta ahí todo bien.

Pero, ¿y cuál fue o fueron los motivos de la renuncia? La respuesta es única y de todos conocida. Es consecuencia, se dice, de la lucha por la candidatura del PRI al Gobierno de Sinaloa que se libra desde ya, y de manera intensa a lo largo y ancho de Sinaloa. 

¿Y la lectura política a tan comentada y polémica dimisión?  Aquí las respuestas, vistas desde distintas ópticas políticas, podrían ser varias.

1.- Sergio Torres Félix se enteró que no sería el elegido del PRI para la anhelada candidatura a suceder en el cargo a Quirino Ordaz Coppel, por lo que decide irse en busca de nuevos horizontes políticos.

2.- El mismo gobernador se vio en la necesidad de solicitarle la renuncia ante los diversos movimientos y pronunciamientos con olor a reto político que Sergio Torres le estuvo dirigiendo abiertamente desde la misma trinchera de su responsabilidad oficial.

3.- Sabedor y consiente de que su Secretario de Pesca no sería el candidato del PRI, el jefe del Ejecutivo estatal decidió cortarle las alas antes de que tomara mayor vuelo, utilizando la estructura de la secretaría a su cargo.

4.- La dirigencia del CEN del PRI le solicitó al gobernador Quirino Ordaz que no podía seguirle brindando cobijo a un funcionario de su gabinete que había repetido de manera incesante, y a los cuatro vientos, que con el PRI y sin el PRI sería candidato al Gobierno de Sinaloa. Era una especie de chantaje que el PRI no quiso seguir soportando, me dice un amigo.

5.- La salida de Sergio Torres de la Secretaría de Pesca obedece a una fina estrategia tejida a los más altos niveles de la política nacional, para enviarlo como carne de cañón, con el propósito de fragmentar al PRI y allanarle el camino de la victoria política al senador Rubén Rocha Moya en su posible candidatura de Morena al Gobierno de Sinaloa.

Los que apuestan por ésta posibilidad se basan en un supuesto pacto político celebrado entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y un grupo de importantes miembros del priismo estatal, encaminado el presunto acuerdo, a llevar al triunfo electoral y sin contratiempos al senador morenista, con origen en la serrana comunidad de Batequitas, Badiraguato.

Esa carambola de tres bandas se hacía necesaria por la necesidad que tiene el grupo "PRI-Rochista" de operar tras bambalinas a favor de un candidato ajeno a las siglas de su partido, sin aparecer como traidores al instituto que tantos beneficios les ha brindado.

Los cinco puntos con olor especulativo y sabor a conjetura, son parte de los comentarios que este columnista ha recogido entre los analistas y comentaristas políticos de Sinaloa... ¿Usted por cuál se inclina? Y, la última pregunta: ¿De cobrar vida el supuesto pacto-PRI-Morena, quién sería el candidato sacrificado por el PRI? Lo bueno es que en el partido tricolor hay mucha tela de donde cortar... Nos seguimos viendo.


Más de Armando Ojeda