El Estado benefactor (Parte 12)

En el corolario sobre el Estado benefactor, que comprende, de la década de los treinta a los años ochentas, del siglo pasado, se colige lo siguiente: 

1. Se edificó el sistema político mexicano. Cobra vigencia el régimen constitucional presidencialista, cuyo mandato se extiende a seis años; el ejercicio del poder se vértebra verticalmente, mediante decisiones, acuerdos y alianzas. Hay reglas escritas y normas guardadas; se establecen mecanismos que procesan las diferencias políticas entre las distintas expresiones y grupos; se regula la asignación y distribución de espacios de representación y participación pública.

2. Se afianza un proyecto nacional con un ideario social. El Estado es el centro neurálgico de las definiciones del modelo social, político y comercial.

3. Se afirma la rectoría del Estado, el desarrollo económico, la descentralización y la desconcentración.

4. El Estado bienestar mexicano se materializó por medio de las instituciones dinámicas que aplicaron los programas y políticas públicas con una marcada orientación social. Importante ampliación de atribuciones del Estado, a cargo del gobierno con la intensa intervención en áreas económicas, comerciales, sociales, productivas, asistenciales, recreativas, entre otras. 

5. La administración pública se transforma, crece en capacidades, infraestructura y recursos. Se multiplica el recurso humano profesional, calificado para la atención de servicios y provisión de bienes y actividades conexas. Enfatiza los valores de servicio, asistencia y justicia social. Hay distribución de beneficios con base en la igualdad y bienestar generalizado. Se impulsa la demanda, el consumo y la inversión, mejorando salarios y prestaciones. Se privilegia el entendimiento entre autoridades, empresarios y líderes sindicales. Una alianza política para la regulación de los factores de la producción: capital y trabajo.

6. Muy notable crecimiento de la infraestructura del Estado en múltiples sectores; a saber:  salubridad, educativo, hidrocarburos, eléctrico, científico, cultural, deportivo, asistencial, agrícola, pesquero, industrial y comercial, financiero, medios de comunicación, portuario, aeroportuario, carretero, ferroviario, telecomunicaciones, satelital, postal, telegráfico, hidráulico, turístico, defensa y marina nacional, seguridad pública, entre otros.

7. El Estado asume gradualmente el control y el compromiso con el mejoramiento de la calidad de vida. Se incorporan al control público, distintas áreas en la prestación de bienes y servicios. Considerable impulso a programas de distribución social. Los mercados prosperan a partir de: aumento de sueldos, prestaciones, mayor demanda de bienes y servicios y progreso de las fuerzas productivas.

8. Hay un crecimiento sostenido de la economía en niveles del 5 al 7% anual. Se establece el exitoso esquema de sustitución de importaciones-desarrollo-estabilizador. Incorporación de amplios segmentos de la sociedad al mercado de trabajo y a actividades productivas.

9. Aumenta la ocupacional laboral; creación de empleos; mejoras en condiciones de trabajo y previsión social; extensión en el régimen de seguridad social; mayor cobertura y certidumbre de pensiones y jubilaciones. Se elevan las tasas de ingreso per cápita y consumo familiar.

10. El gobierno se actualiza continuamente; alcanzó un relevante desempeño administrativo y técnico.Las instituciones procuraban con planes, programas y políticas públicas, distribuir beneficios; se incorporan modelos y sistemas con eficiencia en el desempeño; hay una caracterización de las nuevas modalidades y estructuras de organización, con diagnósticos, diseños y metas.

11. Insuficiencia del Estado para resolver el cúmulo de requerimientos de la población. México perdió la estabilidad que le caracterizaba, padeció, crisis económicas recurrentes, generada por factores internos y externos; los primeros, por erróneas medidas de política económica; se acentuó la relación desigual entre ingresos recaudados y compromisos sociales, que generó déficit fiscal, gastos excesivos y contratación cara de deuda; los segundos, por la volatilidad de los mercados, la vulnerabilidad del precio del petróleo y los flujos de capital. El Estado, en un proceso cuestionable, desincorpora gran parte de sus organismos y empresas; deja de participar en actividades de desarrollo productivo y en la prestación de bienes y servicios de orientación social y general. Reduce su estructura y disminuye su capacidad económica y zona de influencia social y comercial.

12. En México persisten los contrastes sociales, núcleos comunitarios con  niveles de pobreza y déficits en indicadores sociales. Aunque hubo mejoras durante el crecimiento, la recuperación no alcanzó para abatir la desigualdad.

13. México con una ejemplar postura diplomática, hizo valer su carácter, voz y solidaridad en el concierto de las naciones; se internacionalizó su imagen con los sitios de atracción históricos, arqueológicos, coloniales y de sol y playa. Fue sede de grandes eventos mundiales que destacaron por su calidad y organización: los Juegos Olímpicos, dos copas mundiales de fútbol, visitas relevantes de jefes de Estado y variados encuentros culturales y artísticos.

14. Se reafirma la identidad nacional. La personalidad del Estado y la sociedad, se reflejan en la modernidad como esencia de su origen, desarrollo y evolución. México se instala en la postmodernidad.

Continuará...


Más de Alger Uriarte Zazueta