buscar noticiasbuscar noticias

Bollywood regresa a las salas de cine indias tras su cierre por la pandemia

Y es que ni todos los estados han autorizado la apertura de las salas ni las compañías cinematográficas se atreven a estrenar sus producciones más costosas debido a la incertidumbre, en un momento en el que Bollywood se ve además acosado por la tormenta mediática desatada tras la muerte de una de sus estrellas.

Nueva Delhi.- El regreso del cine de Bollywood con la reapertura parcial de las salas en la India a partir de este jueves se anuncia como una buena noticia para un país obsesionado por la gran pantalla y privado de ella por el coronavirus, aunque la falta de grandes estrenos puede decepcionar a más de un espectador.

Y es que ni todos los estados han autorizado la apertura de las salas ni las compañías cinematográficas se atreven a estrenar sus producciones más costosas debido a la incertidumbre, en un momento en el que Bollywood se ve además acosado por la tormenta mediática desatada tras la muerte de una de sus estrellas.

Bollywood regresa a las salas de cine indias tras su cierre por la pandemia

CINE SIN CARTELERA

El único cine de Jangpura, un barrio situado en el sur de Nueva Delhi, aparece listo para abrir sus puertas, como si no llevase cerrado más de siete meses a causa de las restricciones para poner freno al coronavirus en la India, el segundo país más afectado por la pandemia con más de 7 millones de casos.

A quince minutos en coche hacia el sur, una de las salas situada en la zona de Nehru Place cuenta una historia diferente.

El que hasta la llegada de la pandemia era un cine elegante con varias pantallas presenta ahora un aspecto desolador: la puerta está atrincherada con cartones viejos, de las vitrinas que antes exponían los carteles solo quedan los enchufes y la entrada está cubierta por una espesa capa de polvo.

Pero lo que sí ofrece una imagen similar son los dos restaurantes de una cadena de comida rápida repletos de clientes situados justo a la salida de ambos cines.

¿Cuántos indios comen en restaurantes, acuden a bares o hacen sus compras en centros comerciales desde que las autoridades relajaron el estricto confinamiento impuesto a finales de marzo?

Ese es el imperfecto baremo con el que la industria del cine puede juzgar de momento quién irá a las salas, explica a Efe Shibashish Sarkar, director general del grupo Reliance Entertainment que forma parte del gigante indio Reliance.

"Necesitamos saber si las audiencias van a volver a los cines o no, y no lo sabremos seguro hasta que haya el estreno de una película", reconoce Sarkar.

Reestrenos planeados mañana, como la hagiografía sobre el primer ministro indio, Narendra Modi, no bastan.

Pero para las grandes casas de producción, según Sarkar, es la pescadilla que se muerde la cola: ¿quién se atreve a estrenar una película multimillonaria solo para probar la temperatura de los espectadores?

Reliance Entertainment tiene dos películas finalizadas que aún no han sido estrenadas, una de ellas la policial "Sooryavanshi" protagonizada por el cotizado actor Akshay Kumar.

"Anunciamos que la estrenaríamos en Diwali, el gran festival de las luces indio que llega el próximo mes. Pero ahora es poco probable que mantengamos esa fecha porque, a mitad de octubre, no todos los estados han abierto las salas y no podemos sacar un film sin menos de un mes de promoción", dice.

POCAS PELICULAS EN PROCESO DE RODAJE

Como parte de las medidas para reactivar la economía india, paralizada tras meses de confinamiento, el Gobierno permitió el rodaje de películas a finales de junio.

Pero las restricciones en vigor, que limitan el número de personas en una escena y hacen imposibles grabar los vistosos números de baile de los que Bollywood se sirve para marcar el ritmo de la película, dificultan el rodaje.

"Muy poca gente se ha atrevido a comenzar las producciones, nadie quiere arriesgarse innecesariamente", reconoce a Efe el secretario de la Asociación India de Productores de Cine, Anil Nagrath.

UNA INDUSTRIA BAJO ATAQUE

La poderosa industria de Bollywood -que según Nagrath alimenta a entre dos y tres millones de personas- sigue en buena parte paralizada, pero las televisiones del país abren sus informativos desde hace meses con las ramificaciones de la muerte de la estrella Sushant Singh Rajput.

El actor falleció en junio, en un caso de suicidio según la Policía. Pero el suceso dio un giro cuando la familia de Rajput acusó a su novia, la también actriz Rhea Chakraborty, de inducirle supuestamente a quitarse la vida.

El asunto ha costado de momento la detención de varias personas -incluida Chakraborty, ahora en libertad bajo fianza- y el interrogatorio de otras como la superestrella Deepika Padukone en una ramificación de la investigación sobre el suicidio de Rajput centrada en el consumo de drogas en Bollywood.

El juicio mediático ha alcanzado tal virulencia que 38 productores y asociaciones de la meca del cine indio han denunciado a dos cadenas de televisión, al considerar irresponsable y difamatoria su cobertura.