Pier Angely... El mensaje

La repentina muerte de quien fuera alcalde de Salvador Alvarado, Carlo Mario Ortiz Sánchez, trajo consigo, independientemente del dolor que originó tanto en su familia como entre la sociedad misma, diversas interpretaciones y manifestaciones de carácter netamente político.

Son interpretaciones que se están generando ya y que están originando, al mismo tiempo, mucha discusión y hasta polémica política.

Son comentarios de los amantes de la charla y el análisis político, que pudieran en apariencia descansar en el ámbito de las especulaciones, pero que vistas desde el ángulo de la objetividad, pudieran ser más realistas de lo que se pudiera pensar.

La designación de Pier Angely Camacho, hoy viuda de Ortiz, como la Presidenta Municipal sustituta de Salvador Alvarado, sin duda alguna, representa un posible mensaje político a corto plazo, ya que abre la brecha para nuevas coyunturas y alternativas políticas de corte eletoral.

Sobran los que al histórico acontecimiento del fallecimiento del Presidente municipal oriundo de Guamúchil le miran evidentes tópicos político electorales, y se piensa que el dolor que la sociedad ha hecho suyo, sería el ingrediente para la preparación del menú con sabor a política sinaloense.

Es innegable que el pueblo de Salvador Alvarado está tocado en el corazón, y que se ha desatado una especie de hermandad y solidaridad con el dolor de la familia presidencial.

Es una pena, cuyo sentimiento ha permeado más allá de las fronteras del municipio gobernado por Ortiz Sánchez, en materia de solidaridad social.

Se dice, Incluso, que ese sentimentalismo derrumbó barreras políticas y logró transpolar al recinto legislativo del Congreso local, donde los 40 Diputados, más allá de colores partidistas, de manera unánime, otorgaron su consentimiento a la propuesta de que la señora Pier Angely Camacho de Ortiz se convirtiera en la nueva alcaldesa de su municipio.

Me queda claro que la sensibilidad humana que se genera ante el dolor de una tragedia, genera empatía social y derriba las barreras del encono y las confrontaciones políticas.

En Guamúchil puede estar ocurriendo algo parecido con la muerte del alcalde Carlo Mario Ortiz, en quien se reconocieron grandes virtudes humanas, profesionales y políticas.

El criterio mayoritario de la gente de Guamúchil consiste en no permitir que el trabajo y la imagen del vitoreado alcalde se vea truncada de manera tan contundente de la noche a la mañana.

Y para evitar que ello ocurriera, ahí estaba su señora esposa. Una mujer joven, académicamente preparada (Cuenta con licenciatura en Ciencias de la comunicación), honorable y con grandes deseos de honrar y continuar con un esfuerzo ejemplar, la memoria de su finado marido.

 No había que discutir. La gente lo pide y prácticamente lo exige, sin duda, habría comentado el gobernador Quirino Ordaz Coppel al momento de exponer sus razones ante los líderes parlamentarios del Congreso de Sinaloa para que la señora de Ortiz fuera su sustituta en la alcaldía.

Me queda claro que Quirino no tuvo dificultades para convencer a los Diputados para que avalaran su propuesta. Nunca,  Quirino había logrado un consenso de manera tan fácil con los legisladores. 

Era pues la mejor opción y, sin duda, al gobernador, el nombre de Pier Angely le venía como anillo al dedo, porque le ofrecía la alternativa de evitarse el desgaste político de elegir al sustituto de Carlo Mario sin lastimar dignidades ni lealtades.

El gobernador tenía también en la persona de  Pier Angely, la opción de mostrarse como un hombre sensato, de nobles sentimientos y humanamente solidario con el sentir de la gente. El cuadro perfecto para lucirse y seguir cosechando las simpatías de su pueblo.

PERO LA CLASE POLÍTICA pensante, observa no sólo un mensaje de solidaridad del gobernador para con la familia del fallecido alcalde de Salvador Alvarado.

Para los analistas actuantes y pensantes de Sinaloa, el nombramiento de Pier Angely Camacho como la nueva alcaldesa sustituta, puede traer un mensaje muy sutil, que quizá  el gobernador Quirino Ordaz Coppel con marcadas intenciones estaría enviando a la clase política de nuestro Estado.

EL PRIMER MENSAJE y el más más visible, sería en el sentido de que en nuestros tiempos, a la señora esposa de un gobernante, nunca se le debe sacar de la jugada sucesoria del cargo que ostenta el marido.

EL SEGUNDO MENSAJE sería que las mujeres están preparadas, listas y disponibles para ocupar cualquier cargo de representación pública que se les confiera.

Y EL TERCER MENSAJE fue para decirles a todas las mujeres de Sinaloa que el gobernador es un hombre que cree y apoya a las mujeres en todos los espacios de la vida política, social y productiva, lo que el gobernador sabe, le ofrece simpatías dentro del cada vez más activo sector femenil.

La realidad de las cosas es que Quirino no da pisada descalzo, por lo que es factible pensar que con la decisión de entregar su apoyo a la señora Viuda de Carlo Mario Ortiz sabía se le presentaban diversas coyunturas muy propicias para enviar mensajes subliminales a la clase política del estado.

PRIMERA COYUNTURA, dejaría constancia de impulsar un acto de solidaridad con el dolor frente al deceso del alcalde alvaradense, y quizá también lo ofertaría como un gesto amistad y reconocimiento al personaje fallecido.

Eso mostraría a Quirino como un hombre noble, sensible y de buenos sentimientos. Y creo que de alguna manera lo logró.

SEGUNDA COYUNTURA, con Pier Angely como sustituta, se evitó recelos, confrontaciones, insidias, señalamientos, componendas y reclamos políticos de grupos sociales y líderes, principalmente de los partidos PRI y Morena, lo que a éstas alturas para nada le convienen.

Lo dicho, para el gobernador Quirino Ordaz Coppel la jugada hasta hoy pareciera ser perfecta... Habrá que esperar las reacciones y comentarios de la clase política... Mientras tanto el mensaje queda en el aire... Por ellas... Por nuestras mujeres... Por nuestras esposas... Con todo.


Más de Armando Ojeda