La bodega de la vida

Consciente o inconscientemente hacemos de nuestra vida una bodega, que llenamos a lo largo del tiempo. Colocamos en ella todo lo que nos guardamos: cada recuerdo, cada sentimiento, incluso las palabras y pensamientos que nunca fueron expresados. Lo que funciona y lo averiado, el pasado.

Almacenar algo en la bodega de la vida, no supone ser malo, porque al guardar algo, existe una razón para hacerlo; como el que sea un buen recuerdo, conservar a tu amigo de la infancia o las palabras que dijo aquella persona que te inspiro a ser mejor.

Pero, siendo honestos, ¿cuántos tenemos el hábito de acumular? De quedarnos hasta con lo que ya no sirve, lo que estorba e incluso, hace daño.

El peligro de esto es que no somos selectivos, dejando así que todo entre y nada salga, encerrándonos dentro de esta bodega con la compañía de todo lo que acumulamos.

Donde todo acaba por hacernos mal: las personas negativas de las que no hemos sabido alejarnos, las palabras que no hemos sabido expresar, el perdón que nos negamos a dar (o darnos), el pasado y su impacto; el resentimiento y el odio que causó alguna injusticia.

Muchas veces acumulamos sin querer, cuando reprimimos una emoción, ignoramos nuestros propios problemas o cuando tenemos un vacío que no sabemos llenar.

Un vacío emocional porque no nos sentimos suficientes o porque no hemos aprendido a serlo. Así que, dependemos de otras personas, que por más daño que nos hagan seguirán en nuestra vida, por el temor a estar solos.

Nos abrazamos al pasado por miedo a enfrentar el presente. Nos agarramos de todo lo que podemos acumular, por no saber sostenernos a nosotros mismos y por no darnos el amor suficiente que nos merecemos.

No diré lo que debes o no guardar en tu vida, pero ten presente que así es como construyes tu morada, que ese es tu verdadero hogar más allá del techo que construyes sobre tu cabeza.  El lugar en el que habitas con tus recuerdos, con tus pensamientos, tus sentimientos, tu actitud y las personas a las que das cabida.

Así que, si algo no se siente bien, si esta bodega te quita la energía, la motivación, tu pasión por vivir, tu capacidad de amarte y dar amor, si está apagando tu luz propia, es hora de hacer la limpieza. De buscar un poco de ayuda, para sacar todo lo que no necesitas y todo lo que contamina.  Para recuperar tu brillo bajo tanto polvo.

Dime… ¿Qué guardas en la bodega de la vida?  

FB: Aracely Ceballos (Chely)

TW: @Chely_Ceballlos


Más de Aracely Ceballos