Sergio y "Chuy"... ¿Odio amigo?

El 29 de octubre de 1988 se llevó a cabo una pelea de box para unificar títulos mundiales entre dos importantes boxeadores mexicanos.

Los dos eran grandes peleadores. Ambos tenían potenciales muy importantes para salir victoriosos en esa histórica pelea.

Dos pugilistas nativos de Sonora. Ambos se habían formado en el mismo gimnasio y con el mismo entrenador, el inolvidable Ramón "El Zurdo" Félix.

Hasta antes de la fecha de su pelea, ambos se habían apoyado como sparring durante la dura preparación para sus peleas programadas.

Los dos deportistas estaban en la élite de sus carreras pugilísticas... Eran dos guerreros de los cuadriláteros.

Me refiero, por supuesto, al gran Julio César Chavéz y el no menos aguerrido pugilista José Luis "El Zurdo" Ramírez.

Dos grandes campeones, camaradas, aliados, amigos y compadres del alma. Sin embargo, la vida que juega con el destino de los humanos, los enfrentó en el camino de sus carreras deportivas.

J. C. Chávez ganó la pelea en el onceavo round por decisión técnica, debido a una cortada que sufrió Ramírez, lo que ameritó que el réferi parara el combate.

Si alguien se pregunta a qué viene la reseña de ésta vieja contienda boxística, mi respuesta será obligada e inmediata.

Nuestra pequeña recopilación de la historia boxística, obedece a la gran similitud que he observado entre la pelea de Box aquí narrada, y la confrontación política que se ha estado originando en éstos días entre quienes al igual que Chávez y Ramírez, habían sido dos grandes amigos, aliados, camaradas de partido y compadres.

Me refiero, por supuesto, a Sergio Torres Félix y Jesús Valdés Palazuelos. Dos importantes cartas del inventario del PRI. Dos gallos políticos que han desenterrado el hacha de guerra, y dejado atrás el gran legado político y social que los había cobijado por décadas.

Torres y Valdés habían sido, independientemente de su amistad y convergencia política, siempre aliados en las causas de la lucha política partidista y electoral.

Abrigados en torno al grupo Culiacán y miembros de la misma generación de jóvenes formados en la disciplina partidista.

El conflicto inició como una simple confrontación mediática, sin embargo, las declaraciones entre ambos, han ido subido de tono al grado de llegar hoy en día al reto abierto, y al parecer, dejando atrás toda discreción y cortesía política y su historia de amistad y fraternidad entre ambos.

Imposible negar que el motivo de la lucha entre estos dos personajes, es por la candidatura al gobierno de Sinaloa que ambos pretenden.

Los dos fueron ya alcaldes de Culiacán y diputados locales y federales, y han trabajado en diversas áreas de la administración pública.

En la actualidad, "Chuy" Valdéz funge como Presidente del CDE del PRI, mientras que Sergio Torres desempeña exitosamente el cargo de Secretario de pesca en el gobierno del Estado.

Pero eso sí, los dos, liderados por el mismo hombre, en este caso el Gobernador del Estado, Quirino Ordaz Coppel, quien por cierto los ha dejado correr sin tomarse la molestia de llamarlos a la cordura y el orden político.

Lejos de sentarlos en la mesa de diálogos y convocarlos a la cordura, Quirino los apapacha. Les dice que los quiere y están en su alta estima y reconocimiento. Les da alas, y les dice también que los respeta y avala sus inquietudes futuristas, aunque hasta hoy, no se sabe que se los haya jurado.

Algunos creen que Quirino los ha dejado correr por la libre porque los ocupa así, confrontados.

Se asegura, además, que esa disputa le facilitaría al gobernador maniobrar las cosas para tomar la decisión que trae entre manos y que en verdad es la que le interesa... Y por supuesto en esa idea no encajan ninguno de los dos rijosos para otorgarles su apoyo para convertirse en el candidato a Gobernador de Sinaloa por el PRI.

Así, pensado y escrito, la pregunta sería... ¿Y regresando a la similitud respecto a las disputas entre los amigos boxeadores y los ahora adversarios políticos... ¿Quién sería en el escenario virtual, el Julio César Chávez de ésta nueva historia?. Sergio o Jesús?... Pero por favor... No me diga que ninguno de los dos... Nos vemos.


Más de Armando Ojeda